Isabel II no para de enfrentarse a situaciones relacionadas con su familia que no le hacen ninguna gracia. Una de las últimas tiene que ver con su hijo Andrés de York. El hermano de Carlos de Inglaterra lleva ya más de un año envuelto en el polémico caso Epstein. Desde que salieron a la luz los papeles que demostraban que el exmarido de Sarah Ferguson había participado de alguna manera en el escándalo de abusos sexuales protagonizado por el financiero estadounidense, la reina de Inglaterra se ha tenido que enfrentar a situaciones de lo más incómodas.La última ha tenido lugar hace unos días en Balmoral.

Artículo relacionado

La monarca británica se trasladó a su residencia de verano para pasar la temporada estival de la forma más tranquila. Pero allí ha recibido una visita a la que jamás le hubiera gustado enfrentarse. Se trata de la de su hijo Andrés de York. Cada año el padre de Eugenia y Beatriz de York viaja unos días hasta Escocia para pasar parte de las vacaciones junto a sus padres. A la soberana le encanta que su familia acuda a visitarle cada verano, porque es el momento en el que puede disfrutar de ellos más tranquilamente. Pero esta vez ha habido algo que ha empañado la visita de su ojito derecho.

Isbael II y Andrés de York

Se trata de una reunión que madre e hijo han mantenido y que ha resultado de lo más incómoda. Pero tanto en su papel de reina como en el de madre, Isabel II tenía claro que se tenía que sentar con el duque de York para analizar cómo está su situación después de unos meses de lo más controvertidos. En más de una ocasión a lo largo de este año la reina de Inglaterra ha mostrado su apoyo a su hijo preferido, pero también ha tomado decisiones como retirarle de la representación de la familia real en favor de la imagen de la corona.