En el último año la vida de Andrés de York ha cambiado mucho. Desde que el verano pasado se conoció su implicación en los papeles del caso Epstein, uno de los casos de abusos sexuales más polémicos a nivel internacional, son varias las cuestiones que han dado un giro radical en su vida. Y hay algunas que lo siguen dando. En los últimos meses Isabel II ha retirado a su hijo de las funciones para la corona británica, ha visto cómo la boda de su hija Beatriz (que finalmente no se celebró por la pandemia) se vio empañada y ha realizado entrevistas que han jugado en su contra. Ahora el duque de York ha tomado una decisión que ha hecho que sus vacaciones de verano no vayan a ser como siempre habían sido.

Artículo relacionado

El exmarido de Sarah Ferguson tenía pensado viajar a España en los próximos días. La Costa del Sol es uno de los destinos favoritos del príncipe Andrés y un año más tenía en mente desconectar en el sur de nuestro país. Pero ha cancelado sus planes. El hermano del príncipe Carlos de Inglaterra ha decidido quedarse en Reino Unido durante todo el verano por una razón que tiene mucho que ver con su situación actual. El duque de York teme que le detengan si cruza las fronteras de su país. Así que su decisión de no viajar responde a una estrategia a nivel judicial.

Andrés de York e hijas

En las últimas semanas son varios los conflictos que ha tenido con la justicia estadounidense, que le acusa de no querer colaborar en el caso. Según ‘The Sun’, el medio encargado de desvelar estas informaciones, esta es la misma razón por la que el hijo de la monarca británica se niega a viajar a Estados Unidos. Piensa que se puede tratar de una trampa y terminar detenido. De esta forma el príncipe Andrés se siente mucho más seguro sin salir de su país, y le influye mucho que su madre Isabel II sea una de las mujeres más poderosas del lugar. Así se siente mucho más protegido.