El confinamiento de Froilán y Victoria Federica, los hijos de la infanta Elena, ha sido muy diferente al del resto de los ciudadanos. Mientras la gran mayoría de la población se quedaba en casa muy concienciada por la gravísima situación que estamos viviendo, los sobrinos del rey Felipe hacían de su capa un sayo y se movían por medio país. Si a Victoria Federica la podíamos ver junto a su novio, Jorge Bárcenas, cambiando de ciudad sin problema, Froilán optaba por confinarse en un hotel en Marbella, lejos del que es su domicilio familiar. Ahora, también antes de que se levante el estado de alarma, el hijo de la infanta Elena ha vuelto a Madrid...

Artículo relacionado

Si algo tenía claro Froilán, el hijo mayor de la infanta Elena, era que no quería pasar el confinamiento en Madrid. Pese al riesgo que esto supuso para la salud pública y contraviniendo todas las recomendaciones de las instituciones sanitarias, el joven optó por trasladarse hasta Marbella junto a un amigo de la universidad para alojarse en un hotel de lujo con vistas espectaculares. Poco parece que le importó al hijo de la infanta la grave situación que atravesaba España y, por ende, el mundo entero.

Froilán
Gtres

Desde entonces, el sobrino del rey Felipe había permanecido en Marbella mientras su hermana Victoria Federica se trasladaba de un punto a otro junto a su novio, Jorge Bárcenas. Completamente desaparecido, han sido pocos los detalles que han trascendido de su confinamiento a medida. Ahora, días antes de que se levante el estado de alarma, Froilán ya ha puesto rumbo a Madrid para reunirse con su madre y su hermana.

Con un nuevo corte de pelo y el estilo clásico tan característico al que ya nos tiene acostumbrados, Froilán volvía a Madrid con gesto serio. Tras meses separados, por fin iba a poder estar con los suyos. Su hermana, que llegaba a finales de la semana pasada, ha podido ya reencontrarse con sus padres y también con sus amigos, aprovechando la apertura de terrazas que han conllevado los cambios de fase en la capital.