El Informe Waringo, publicado el pasado31 de enero, terminaba con una de las semanas de más incertidumbre para el Gran Ducado de Luxemburgo. El estudio, encargado por el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, tenía como objetivo indagar en los entresijos de la Corte y, sobre todo, en la actitud de la duquesa María Teresa con el personal que allí trabaja. La Familia Real ha estado en jaque hasta que se han conocido los resultados.

Artículo relacionado

En sus conclusiones, Waringo recuerda que las funciones de la Gran Duquesa deben ser puramente representativas "porque "las decisiones más importantes que se toman en el área de gestión de personal, ya sea reclutamiento, asignación a los diversos departamentos o también con respecto a los despidos, son asumidos por la Gran Duquesa", concluye. En medio de toda esta controversia y cuando falta solo un día para que el documento llegue al Parlamento del país, la mujer de Enrique de Luxemburgo ha reaparecido de manera pública.

María Teresa de Luxemburgo
Cour grand-ducale / Marion Dessard

La royal visitaba este lunes el centro Norbert Ensch, que da apoyo y acompañamiento a las madres jóvenes y menores de edad, así como a chicas embarazadas y familias monoparentales. Durante su visita, la duquesa no ha dudado en intercambiar impresiones sobre las necesidades de estas mujeres y los retos a los que se enfrentan. Este centro es un servicio puesto en marcha por la Cruz Roja de Luxemburgo, cuya presidencia ostenta la Gran Duquesa desde el año 2005.

Cercana, sonriente y sin muestras de la lesión que sufrió este otoño de la que tuvo una operación de rodilla, la soberana acudió a la cita sin muletas ni ayuda, y estuvo sentada en el suelo acompañada de los niños del centro. En la estampa no faltaron atenciones y carantoñas, mostrando su lado más maternal.

María Teresa de Luxemburgo
Cour grand-ducale / Marion Dessard

Se trata del primer acto oficial de la Gran Duquesa después de que el pasado 13 de enero suspendiera su agenda por el ingreso urgente en la unidad de cuidados intensivos de un hospital de Ginebra de su hermano menor, Luis Mestre. También es la primera vez que la mujer de Enrique de Luxemburgo realiza una visita en solitario tras encontrarse en el punto de mira de los medios de comunicación y la Corte del país.

Una situación que su esposo, a pesar de anunciar que acatará las recomendaciones dadas por el famoso informe, trató de suavizar defendiéndola con un rotundo comunicado. "¿Qué sentido tiene atacar a una mujer? ¿A una mujer que defiende a las demás mujeres? ¿A una mujer a quien ni siquiera le está permitido defenderse?", publicaba días antes de conocerse el veredicto de Waringo.