Son tiempos complicados para la Familia Real belga tras el resultado de las pruebas de ADN que confirman la paternidad de Alberto II de Bélgica. El pasado mes de enero, tras la orden de la Corte de Apelación de Bruselas, el exmonarca reconocía a la escultora Delphine Boël, de 51 años de edad, como su hija biológica.

Artículo relacionado

Frente a estos previsibles resultados, tanto el exmonarca como su esposa Paola ya estaba prevenidos y, tal y como se daba a conocer la semana pasada a través de los medios del país, hace casi cuatro años se prepararon para la noticia. Fue en 2015 cuando realizaron un cambio en su contrato matrimonial con el que dejaban a Delphine con la cantidad mínima del legado que le pertenece por ley. Una jugada que, por el momento, parece haberles salido bien.

Felipe y Matilde de Bélgica
Gtres

Ajenos a la polémica y sin querer haberse pronunciado al respecto, Felipe y Matilde de los belgas continúan con su agenda oficial. Hoy mismo aterrizaban en Nueva York para asistir a la visita en vista de la Presidencia belga del Consejo de Seguridad de la ONU. Como miembro fundador de las Naciones Unidas, Bélgica mantiene la idea de que los desafíos globales a los que se enfrenta el mundo hoy en día solo pueden resolverse dentro de un marco multilateral.

Precisamente por ello, los monarcas insisten en otorgarle especial importancia a este aspecto, y han asegurado en la reunión mantenida esta misma mañana que continuarán apoyando esta unión con el objetivo de enfrentar cada aspecto como miembros de un conjunto global.

Felipe y Matilde de Bélgica
Gtres

Se espera que Felipe y Matilde de Bélgica permanezcan unos días en La Gran Manzana para continuar con su agenda. Además de mantener varios encuentros con diferentes miembros del Consejo de Seguridad de la ONU antes de regresar a su país, los monarcas realizarán diferentes paradas en su ruta. Hoy mismo asistían a una ceremonia durante una visita al Museo Memorial del 11 de septiembre en Nueva York.

Por el momento, ninguno de los dos reyes se ha pronunciado sobre la polémica del rey Alberto II. Con discreción han conseguido obviar las implicaciones en el asunto, así como las cuestiones sobre su opinión con respecto al caso.