Las imágenes de Federico de Dinamarca (55 años) y Genoveva Casanova (47 años) disfrutando de una velada privada por Madrid que Lecturas publicó en exclusiva sigue dando mucho qué hablar. 

La determinación de la casa real de separar de manera radical las agendas de Federico y Mary, sumado a la huída de la mexicana a Londres no ha hecho más que avivar lo que para la prensa danesa ya es una "traición" en toda regla. Lo cierto es que desde la Institución no lo están poniendo nada fácil para que terminen las especulaciones sobre la realidad que esconde el matrimonio tras las paredes de palacio. Una situación muy delicada desde el punto de vista institucional, y es que según la prensa local, la reina Margarita no permitirá bajo ningún concepto que la pareja se separe, ya que generaría un cisma que terminaría afectando directamente a la continuidad de la Corona.

Artículo recomendado

Federico de Dinamarca habla, por primera vez, sobre Genoveva Casanova tras su velada en Madrid

federico y mary de dinamarca

Con la Navidad en el horizonte son muchas las fechas clave a las que Federico y Mary tienen que hacer frente juntos. Situaciones en las que serán analizados con lupa bajo la sombra impávida de Genoveva Casanova.

Una Navidad salpicada por la polémica

De cara a las navidades, la reina Margarita ha movido ficha con el objetivo de silenciar el escándalo 'Genoveva Casanova' y ha organizado una reunión familiar en casa haciendo gala de su unión. Por primera vez desde hace cuatro años, disfrutará de la Nochebuena y la Navidad junto a sus hijos, sus nueras y la gran mayoría de sus nietos, a excepción de Nicolás, el primogénito del príncipe Joaquín, quien "pasará las fiestas en el extranjero". Así lo ha confirmado la casa real danesa en un comunicado donde, además, confirman que la velada tendrá lugar en el palacio de Marselisborg. 

La reaparición pública de Federico y Mary juntos ya tiene fecha

La última vez que vimos a Federico y Mary de Dinamarca enfrentarse a los medios de comunicación fue el pasado 8 de noviembre, solo unas horas después de que Lecturas publicara las imágenes exclusivas del príncipe heredero con Genoveva Casanova por Madrid, y coincidiendo con el viaje de Estado de los reyes Felipe y Letizia en Copenhague. Desde entonces, la casa real ha blindado al matrimonio impidiendo que se enfrenten a cualquier pregunta incómoda de la prensa. 

Mientras que Federico ha seguido adelante con sus compromisos institucionales y ha expresado claramente que "no tiene" nada que decir al respecto de su escapada secreta a Madrid, las apariciones públicas de Mary son escasas. La australiana no faltó a la jura de la Constitución de su hijo Christian, tampoco a la cena de gala con motivo de la visita de la vicepresidenta de Vietnam y seguidamente en un encuentro privado en el castillo de Amalienborg con su marido y el embajador climático de Dinamarca. Todos ellos con la exclusiva presencia del gabinete de prensa de la corona, nadie más. 

Pues bien, esa barrera invisible se romperá el próximo 1 de enero con motivo de la tradicional cena de gala para el Gobierno que cada año reúne a la familia real danesa. Hasta ese día, Federico y Mary harán frente a sus compromisos oficiales por separado, una agenda muy escasa en el caso de la australiana. 

Federico y Mary de Dinamarca

Federico y Mary de Dinamarca

Gtresonline

Artículo recomendado

Volantazo con Genoveva Casanova y Federico de Dinamarca: la prensa danesa cambia de opinión

Federico de Dinamarca y Genoveva Casanova collage

Los mellizos Vincent y Josephine cumplen 12 años

Solo unos días más tarde, concretamente el próximo 8 de enero, Federico y Mary contarán con una celebración familiar ineludible. Sus hijos pequeños, Vincent y Josephine, soplarán las velas de sus 12 años. Mary ha inculcado en sus hijos su pasión por el deporte y los animales. Mientras que de Josephine se dice que es una joven muy madura para su edad, apasionada por la moda y la música, de Vincent se comenta que es más divertido y alocado.

Tal y como es tradición, los príncipes herederos organizarán una fiesta privada en palacio con todos sus hijos, un día feliz con el que pretenden poner punto y final a unos meses en los que la crisis de su matrimonio ha estado en boca de todos.