Era el pasado 25 de diciembre, cuando la Familia Real de Noruega recibía una durísima noticia: la muerte de Ari Behn, quien fue marido de la princesa Marta Luisa durante 16 años. El artista se quitaba la vida el día de Navidad a los 47 años de edad, víctima de la fuerte depresión que atravesaba.

Artículo relacionado

La confirmación venía a manos de su representante y mano derecha, Geir Hakonsund: "Con mucha tristeza en nuestros corazones, nosotros, los más cercanos a Ari Behn, anunciamos que se ha quitado la vida. Pedimos respeto para nuestra privacidad en los días venideros".

Ari Behn
Gtres

El 3 de enero, Ari Behn era velado en un funeral celebrado en la catedral de Oslo, al que acudió la presencia de la Familia Real noruega al completo, así como algunos representantes políticos y miembros de la Realeza europea, como el príncipe Daniel de Suecia y Laurentien de Holanda.

Durante la ceremonia no faltaron los homenajes y las palabras de todos sus seres queridos, donde destacó la participación de la hija mayor de Ari Behn y la princesa Marta Luisa, Maud Angelica, quien pronunciaba un emotivo discurso en el que hacía alusión a los problemas de salud mental.

Funeral Ari Behn
Gtres

Sobre la muerte del artista sus padres no fueron escuetos en palabras. Olav y Marianne han sido transparentes en todo momento, haciendo públicos algunos detalles de los últimos días de su hijo, así como el momento en el que encontraron su cuerpo sin vida en su apartamento de Lommedalen.

Ahora, de nuevo han sido los padres de Ari Behn los que han revelado una nueva información sobre la muerte de su hijo. Cuatro meses después de su fallecimiento, el artista aún no descansa en el cementerio de Nuestro Salvador, en Oslo, tal y como era su voluntad. A pesar de haber sido incinerado días después de su funeral, y que en Noruega es obligatorio que antes de seis meses después de la incineración las cenizas sean enterradas, la crisis sanitaria no ha permitido que se realice la ceremonia prevista.

Funeral Ari Behn
Dagbladet TV

"Desafortunadamente, debido a la crisis del coronavirus, se ha pospuesto el entierro de las cenizas. Pero esperamos poder reunir a la familia cuando la situación sea favorable", indicaban Olav y Marianne Behn al Se og Hør tras la recomendación del Instituto Nacional de Salud de Noruega de no realizar este tipo de rituales.