Se esperaba más presencia real, pero no ha sido así. El último adiós a Ari Behn, celebrado hoy con un funeral en la catedral de Oslo, ha contado con la Familia Real noruega al completo -a excepción de la ausencia de Durek Verret, novio de la princesa Marta Luisa-, pero no ha tenido el apoyo de muchos miembros de la realeza europea a los que sí se esperaba durante la ceremonia.

Artículo relacionado

El funeral, que ha contado con diferentes momentos muy emotivos entre los que destacaba el discurso pronunciado por Maud Angelica, hija primogénita del fallecido escritor, ha tenido lugar durante la mañana de hoy viernes 3 de enero.

Minutos antes de dar comienzo llegaba el príncipe Daniel de Suecia acompañado de Laurentien de Holanda, cuñada de Máxima y madrina de la segunda hija de Ari Behn. Ambos royals han querido acompañar a Harald, Sonia y demás miembros de la Casa Real noruega en una cita tan especial para ellos en la que, al no tratarse de un funeral de Estado, la presencia de monarquías europeas ha sido más escasa de lo habitual.

Funeral Ari Behn
Gtres

Para sorpresa de muchos, la heredera Victoria de Suecia no ha acudido a la cita. La princesa, que viajaba hace unos días al país vecino para mostrarle a su gran amiga Marta Luisa sus condolencias, no ha hecho acto de presencia hoy y ha dejado que sea su marido quien acompañara a los noruegos en este último adiós dedicado al aclamado escritor.

Quien sí acudía con todos sus hijos ha sido la princesa Mette-Marit, que llegaba a la catedral acompañada de Ingrid Alexandra, Sverre Magnus y Marius Borg, fruto de la relación con su anterior esposo y que acudía acompañado por su novia Juliane Snekkestad. Además, se ha podido ver a diferentes figuras de la política Noruega, como la primera ministra, Erna Solberg, la ministra de Finanzas, Siv Jensen, el líder de la oposición, Jonas G. Store y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.