El príncipe Alberto de Mónaco (64 años) y su hijo Jacques no han querido perderse el campeonato mundial de esquí que se celebra en estos días en los Alpes franceses. Este deporte siempre ha suscitado pasión al heredero monegasco y no ha dudo en transmitirles esa pasión por esquí a sus dos hijos. No obstante, en esta ocasión solo han acudido los dos varones de la casa.

Artículo recomendado

Charlene de Mónaco podría obligar a su cuñada Carolina a asistir a la coronación de Carlos III

La princesa Charlene y Carolina de Mónaco

Ir a la nieve es un plan familiar que suelen realizar el príncipe Alberto de Mónaco acompañado de su esposa, Chalene (45 años) y sus dos pequeños. Aunque esta vez el viaje no ha contado con la presencia de la princesa consorte ni la pequeña, Gabriella. Los dos hombre de la familia Grimaldi estuvieron en la estación de Courchevel, pasando la jornada del domingo.

A pesar de la ausencia de las dos mujeres de su casa, estuvieron muy bien acompañados por las autoridades destacadas del deporte como el presidente del COI, Thomas Bach; el jefe de la Federación Internacional de Esquí, Johan Eliasch; además de los máximos responsables del campeonato mundial, Perrine Pelen y Bernard Front. Los seis quisieron posar para inmortalizarse en este lugar ubicado en el valle de Tarentaise, Saboya, la región de Auvernia-Ródano-Alpes.

Alberto de Mónaco y su hijo Jacques

Alberto de Mónaco y su hijo Jacques

GTRES

Así fue la jornada dominical de Alberto de Mónaco y su hijo Jacques en la nieve

El frío fue uno de los grandes protagonistas del día, a pesar del sol , los dos royal estuvieron bien abrigados para soportar las bajas temperaturas que se vivieron a esas alturas, la jornada del domingo. Padre e hijo lucieron gafas de sol oscuras, Alberto de Mónaco lució un abrigo rojo y azul que combinó con una gorra rosa y su vástago lució un gorro azul con pompón y un plumas con un estampado de camuflaje.

El lugar elegido para que se desarrolle este campeonato mundial de esquí es un enclave que lo forman los tres valles, y se trata del dominio esquiable más grande del mundo, y dispone de más de 600 kilómetros de pisas es esquí que están unidas entre sí. Fue en esas gradas donde el príncipe Alberto y su hijo menor pudieron disfrutar de la prueba que tuvo lugar el domingo, que fue en la pista que es conocida por llamarse L'Eclipse, un tramo donde el suizo Marco Odermatt se coronó como campeón de mundo de descenso, cumpliendo así las expectativas y las quinielas de quienes lo daban por favorito.

La estación de Méribel es otro de los lugares donde se está disputando este torneo, aquí fue donde Blanca Fernández- Ochoa logró la medalla de bronce para España en 1992 y en el mismo lugar pero en el año 2015 la española Corolina Ruiz triunfó nuevamente.

La última aparición del príncipe Alberto y Charlene de Mónaco

El pasado viernes fue la última ocasión en la que el matrimonio real aparecía en un evento. Se trataba de un acto de preparación por el Día Internacional de la Mujer que se celebra el 8 de marzo, ambos tuvieron que crear su propio grafiti y colorear el interior de una silueta. Estuvieron acompañados en esta jornada por el artista Mr OneTeas.