El pasado fin de semana el Gran Duque Enrique de Luxemburgo realizaba una visita de lo más enternecedora. En su afán por apoyar el cuidado del medioambiente y proteger a las diferentes especies animales, acudía al centro Schlammwiss, dedicado al estudio, anillado y cuidado de las aves migratorias.

Artículo relacionado

Localizada en la comunidad de Schuttrange, esta Reserva Natural tiene como objetivo principal realizar diferentes estudios sobre el comportamiento fenológico y el monitoreo de las poblaciones reproductoras que, a lo largo del año, alcanzan alrededor de los 20.000 ejemplares de más de 100 especies diferentes.

Enrique de Luxemburgo

Enrique de Luxemburgo visitaba el centro para mantener una reunión con el equipo que allí trabaja y conocer de primera mano la labor que realizan día a día durante todo el año. Después de la charla, el Gran Duque visitó parte de la Reserva Natural y reservó un tiempo para observar y conocer de cerca a algunas de las aves que se quedaban en el recinto.

De esta manera, el padre del heredero Guillermo de Luxemburgo protagonizaba unas instantáneas de lo más bonitas y enternecedoras, sosteniendo en sus brazos a algunas de las aves a las que ha dado libertad dejando que volaran de entre sus dedos.

Enrique de Luxemburgo

"Encuentro entre dos grandes duques", rezaba una de las publicaciones en las que puede verse a Enrique sosteniendo a un impresionante búho. Mostrando su pasión por los animales y su compromiso con el medioambiente, el royal disfrutó como nunca de una mañana entre algunas de las especies que, en algún momento del año, permanecen en las inmediaciones del país, bien por convertirlo en un lugar de paso a lo largo de sus migraciones, bien por tenerlo como hábitat de residencia.

La reserva Schlammwiss es una importante escala migratoria para una gran cantidad de aves, que utilizan los humedales para rellenar sus reservas. Su excelente situación en el centro de Europa permite controlar una gran cantidad de aves que son anilladas también en países limítrofes con Luxemburgo.

[Fotografías: Cour grand-ducale / Sophie Margue]