Después de a elección de Charles Michel como nuevo presidente del Consejo Europeo, el rey Felipe de Bélgica nombró a Sophie Wilmès primera ministra del gobierno federal belga.

Artículo relacionado

En su primer discurso ofrecido con motivo de la celebración del Día del Rey, la política liberal se ha centrado en alabar a la princesa Elisabeth de Bélgica, afirmando que representa cómo cualquiera, pese a su género o raza, puede alcanzar lo que se proponga.

Sus palabras exaltaban la figura de la joven de 18 años como la primera heredera al trono en la historia de la monarquía belga, logro que relacionaba con el suyo propio, ya que nunca antes una mujer había asumido el cargo que ahora regenta Wilmès en los 189 años de historia del país europeo.

Elisabeth de Bélgica
Gtres

"Además de las cualidades intrínsecas de la princesa Elisabeth, que se ha distinguido en sus discursos en tres diferentes idiomas, no tengo duda que la igualdad de género y de oportunidades son temas cercanos a su corazón", afirmaba durante su discurso. La política, que antes ejerció como asesora económica y financiera, ha asegurado que la joven marca la apertura de una nueva era.

Sophie Wilmès quiso recordar también el primer viaje oficial de la princesa con su madre la reina Matilde a Kenya, que realizaron juntas el pasado mes de junio. Con esa visita la heredera "atrajo la atención a la situación de las niñas que siguen teniendo dificultades accediendo a la educación y violencia que sufren con frecuencia", aseguraba la nueva ministra.

Después de finalizar el discurso, la exfinanciera ratificó su opinión con una publicación en su cuenta de Twitter: "La princesa Elisabeth se convertirá en la primera reina, símbolo de evolución de la sociedad en término de igualdad entre hombres y mujeres", compartía con sus seguidores.