Se acaba un fin de semana de celebraciones para la Familia Real belga con motivo del cumpleaños de la princesa Elisabeth, una fecha muy señalada que cambiará la vida de a joven y que ha dejado preciosos momentos para el recuerdo.

Artículo relacionado

Para cerrar los festejos de la mayoría de edad de la también duquesa de Brabante se ha celebrado un solemne acto que ha tenido lugar en el Salón del Trono del Palacio Real de Bruselas. Allí la princesa ha sido condecorada con la Gran Orden de Leopoldo, de la que el monarca es el actual gran maestre. Y ha sido durante el discurso de la primogénita de los reyes Felipe y Matilde cuando los monarcas han estado a punto de saltarse el protocolo por la emoción, cuando casi afloran las lágrimas al escuchar el primer gran discurso de su hija como mayor de edad.

Familia Real de Bélgica
Gtres

"Tu madre y yo estamos muy felices de que seas nuestra hija y orgullosos de cómo eres y de como ves la vida", aseguraba el rey belga mientras su hija se rodeaba de un grupo de jóvenes de su edad que también la han felicitado. Después dio paso al discurso de la princesa, unas palabras que los monarcas han escuchado con las manos entrelazadas y a punto de llorar.

"Durante los últimos dieciocho años he vivido muchos momentos enriquecedores que me han hecho ser quien soy. Juntos formamos un gran equipo. Gracias mamá por estar siempre disponible y por escucharme con atención. Gracias papá por tu confianza. Sé que siempre podré contar contigo en el futuro", aseguraba con mucho cariño Elisabeth dirigiéndose a su familia.

Elisabeth de Bélgica
Gtres

Al terminar, la princesa recibió la felicitación de todos los asistentes mientras sus padres no pararon de aplaudir sin borrar la sonrisa de sus caras. Tanto Felipe como Matilde de Bélgica han abrazado a su hija, quien después se ha acercado a sus hermanos y al resto de familiares, entre los que se encontraban sus abuelos, los reyes Alberto y Paola.

Sin duda, un fin de semana para recordar en la historia de la Familia Real de Bélgica. En unos días, la princesa volverá al prestigioso UWC Atlantic College de Gales para continuar con sus estudios. Aunque ya podría actuar como regente, sus padres han optado por que continúe su formación académica, por lo que de momento han rechazado que su hija reciba la asignación de 920.000 euros anuales que a partir de sus 18 años le corresponde.