La boda de Jaime de Borbón-Dos Sicilias con lady Charlotte Diana Lindesay-Bethune en Italia, y Jorge Románov y Rebecca Bettarini en Rusia, han puesto a la reina Sofía en un compromiso sobre todo después de saber que don Felipe y doña Letizia no asistirán a la ceremonia a pesar de estar invitados.

Los vínculos de don Jaime con la familia real española son muy cercanos de ahí que la presencia de la reina emérita así como de algún otro miembro de la familia real en la ceremonia religiosa que tendrá lugar en la catedral de Palermo (Sicilia) sea importante. Para los que no lo sepan, el novio es nieto del infante don Carlos, primo y uno de los mejores amigos y confidentes del rey Juan Carlos. Una estrecha relación que han heredado sus hijos.

Artículo relacionado

Pero no es la única cita. Este viernes, Rusia acogerá la boda de Jorge Románov y Rebecca Bettarini. Por razones de seguridad, la identidad de los más de 400 invitados se mantiene en secreto pero se ha podido saber que tanto doña Sofía como el rey Juan Carlos están invitados a la fiesta. El motivo no es otro que el vínculo muy especial que hay entre la madre de Felipe VI con la gran duquesa y su hijo.

Habrá que esperar para conocer si finalmente la reina emérita se dejará ver en algunas de estas bodas reales. A la que si que no faltará será a la de su sobrino Philippos de Grecia, hijo de Constantino, que contraerá matrimonio con Nina Flohr el próximo 23 de octubre. Una boda de gran conexión familiar a la que no asistirán don Felipe y doña Letizia ya que ese mismo día estarán entregando el premio al Pueblo Ejemplar en Asturias junto a sus hijas.