2020 se podría definir como el 'annus horribilis' de la familia real. Los continuos escándalos que rodean a don Juan Carlos han puesto en jaque la continuidad de la Corona, algo que Felipe VI no estaba dispuesto a consentir, de ahí que el pasado mes de marzo, con el inicio del estado de alarma, el Rey comunicara su renuncia a la herencia de su padre y le retiraba la asignación de los presupuestos del Estado. El inicio del declive del rey emérito que acabaría con su salida de España el pasado mes de agosto.

Aunque es inevitable reconocer que esta situación ha señalado directamente a la actual familia real, hay un miembro que ha salido fortalecido y no es otro que la reina Letizia. La mujer de Felipe VI ha dado un paso al frente ganando más protagonismo si cabe y ha pasado de ser la consorte de Felipe VI ha convertirse en su mejor sustituta.

Artículo relacionado

Doña Letizia, muy resolutiva, se enfrentaba con solvencia en esta recta final del año a una serie de actos en medio de la cuarentena obligatoria del Rey, trabajo con el que se ha ganado el cariño de gran parte del pueblo. La Reina tiene un único objetivo y es sobrepasar estos obstáculos con trabajo, trabajo y trabajo (ha presidido más actos públicos que en 2019), además de dejar claro que la Familia Real se limita al matrimonio y sus dos hijas. ¡Nadie más!

Felipe Letizia Leonor Sofía
Gtres

Por si esto fuera poco, la mujer de Felipe VI daba su brazo a torcer por el bien de la monarquía y provocaba que sus hijas, a quiénes siempre ha querido mantener al margen de los focos, tuvieran mucho más protagonismo en la agenda institucional para 'borrar' de alguna manera los escándalos del emérito.

Letizia y Felipe, mejor que nunca

Mientras la vida de don Juan Carlos se resquebraja, Letizia y Felipe se unen ante la adversidad.Tal y como relató Pilar Eyre a Lecturas, los Reyes están viviendo un segunda luna de miel: "Han pasado dieciséis años y aquella pasión del principio se ha transformado en cariño, complicidad, objetivos comunes, profunda amistad, respeto mutuo… pero el ardor sigue", aseguraba dejando constancia de que el Rey sigue profundamente enamorado de su mujer.

La Reina se siente segura en su papel y ahora sí le permiten hacer y deshacer a su antojo. Lucha por una monarquía moderna y sus máximas son: sobriedad, rigor y discreción. Lo que nos depare el 2021 es una incógnita pero no cabe duda que doña Letizia da por finalizado este año con éxito personal.