Meghan Markle y el príncipe Harry asisten hoy en Roma a la boda de Misha Nonoo, una de las mejores amigas de la duquesa de Sussex. Pero aunque este debería ser un día de felicidad y celebración, Meghan se ha llevado una sorpresa de lo más desagradable.

Artículo relacionado

Hay una invitada al enlace con la que no le hace ninguna gracia coincidir. Se trata de Ivanka Trump, la hija del presidente de Estados Unidos. Hace unos años Meghan e Ivanka se llevaban bastante bien y en alguna ocasión mostraron su admiración mutua públicamente. La mujer del príncipe Harry incluso le entrevistó para su blog. Pero hubo algo que las distanció.

Meghan Markle no comparte la ideología del mandatario estadounidense e incluso le llegó a criticar durante la campaña electoral. Esto decepcionó mucho a Ivanka e hizo que la ex actriz y ella se distanciaran.

Tal es el rechazo que Trump provoca a Meghan que la duquesa de Sussex no asistió a ninguno de los eventos a los que el presidente acudió durante su última visita oficial a Reino Unido. La duquesa de Sussex lo justifica diciendo que estaba de baja maternal, pero expertos reales aseguran que si no hubiera estado cuidando del pequeño Archie, tampoco habría acudido.

Hoy será la primera vez que Meghan e Ivanka coincidan después de muchos meses sin verse las caras. Seguro que ambas intentan mantener la compostura por Misha Nonoo, que aunque se verá eclipsada por algunos invitados es la gran protagonistas del día.

Lo que seguro protagonizarán la duquesa de Sussex y la hija de Donald Trump es un duelo de estilo. Ambas nunca dejan indiferente con los looks que eligen para este tipo de eventos y hoy todas las miradas estarán puestas en ellas.