Tailandia ha cancelado todos sus vuelos a Europa, pero hay una importante excepción. Dos de sus aviones están listos para volar en cualquier momento en los aeropuertos de Zúrich y de Múnich. Y es en la ciudad alemana donde el rey Maha Vajiralongkorn, de 67 años y más conocido como Rama X, ha decidido pasar la cuarentena impuesta por el covid-19.

Artículo relacionado

Concretamente, el mandatario se ha instalado en el Grand Hotel Sonnenbichi, que ha cerrado sus puertas para él pasando al estatus de "edificio residencial". Allí pasará su confinamiento acompañado de veinte concubinas y con las 99 habitaciones del alojamiento a su disposición.

Rama X de Tailandia
Gtres

El hotel, que cuenta con campo de golf privado, tiene dos restaurantes, piscina cubierta, spa, bar lounge y cafetería. Allí permanecerán además el personal de seguridad de Rama X y una docena de sirvientes. Tal y como ha confirmado un portavoz de la oficina del distrito, el edificio ha obtenido este permiso especial ya que "se trata de un grupo único y homogéneo de personas que conviven habitualmente entre sí y sin fluctuaciones del exterior".

La Casa Real tailandesa ha querido aclarar que el monarca se vio sorprendido por la crisis sanitaria en Múnich, ciudad que visita con cierta frecuencia por encontrarse allí sus médicos habituales, y que envió de regreso a Bangkok a más de cien sirvientes para quedarse con una corte más reducida. Según apuntan los alemanes, algunos de esos trabajadores enviados de vuelta a Tailandia estaban contagiados por coronavirus.

El rey de Tailandia

Es habitual que el rey de Tailandia pase grandes temporadas en Europa, disfrutando de hoteles de lujo. En 2017 pasó casi todo el año en Múnich con su entonces amante, Koi, una exazafata de Thailand Airwais que terminó siendo arrestada en Tailandia después del romance. Por su parte, su esposa, la reina Suthida, de 41 años, vive la mayor parte del año en el Hotel Waldegg, en Engelberg, Suiza.

Sin embargo, el pueblo tailandés no está demasiado contento con estas prácticas, sobre todo ahora que la situación se complica y todos los mandatarios de otros países están muy implicados con sus ciudadanos. A través de redes sociales varios internautas están mostrando sus reproches bajo el hashtag #¿Paraquénecesitamosunrey?, desafiando así la ley de lesa majestad, que castiga con hasta 15 años de cárcel las críticas al monarca.