La misteriosa enfermedad de la princesa Charlene le ha impedido estar presente en una de las ceremonias más entrañables de Mónaco: la inauguración de la feria de Navidad que todos los años se monta en el pequeño principado. El príncipe Alberto, acompañado de su hermana Carolina, siempre perfecta en su papel de primera dama, fue el encargado de inaugurar la feria con sus dos hijos, el príncipe heredero Jacques y su hermana gemela Gabriella.

Artículo recomendado

Carolina de Mónaco gana terreno a Charlene: pilar del príncipe Alberto y niñera de Jacques y Gabriella, en su ausencia

Carolina de Mónaco gana terreno a Charlene: pilar del príncipe Alberto y niñera de Jacques y Gabriella, en su ausencia

Con ellos estuvieron también dos de los hijos de Carolina, Pierre Casiraghi, su mujer Beatrice Borromeo, y los dos hijos del matrimonio Stefano y Francesco, así como la princesa Alexandra de Hannover, la hija que Carolina tuvo en su matrimonio con Ernesto de Hannover.

Familia Real de Mónaco

La princesa Carolina y sus hijos Pierre y Alexandra, arroparon al príncipe Alberto y a sus hijos en este día tan especial para los niños.

Gtres

La ausencia de Charlene es, sin duda, un duro golpe para sus hijos, quienes están deseando que su madre se recupere de su problema de salud para estar junto a ellos. Por el momennto, Charlene sigue ingresada en la prestigiosa y exclusiva clínica de Suiza Paracelsus Recovery de Zúrich, especializada en adicciones, sin que ninguna fuente oficial desvele cuál es el auténtico problema de salud que padece la princesa. Durante seis meses, Charlene estuvo alejada de su familia a causa de una infección que la mantuvo retenida en Sudáfrica, su país de origen. El pasado 8 de noviembre, la princesa regresó a Mónaco, pero poco después ingresó en la clínica suiza.

"Está mejor, pero todavía necesita descanso y paz", dijo el príncipe Alberto. "Hay agotamiento, no solo físico, que solo se puede tratar con un periodo de descanso y seguimiento". Alberto aprovechó para pedir tranquilidad, desbordado por las muchas insinuaciones de crisis matrimonial que acecha a la pareja. "No sufre ninguna enfermedad grave o incurable, no es tampoco un problema de pareja. Nuestra pareja no está para nada en peligro, quiero ser claro sobre esto. Se trata de las consecuencias de todas las operaciones que ha sufrido en los últimos meses", dijo a una publicación francesa.

En la feria de Navidad inaugurada ayer, los hijos de Charlene se mostraron como niños que son y, pese a echar mucho de menos a su madre, disfrutaron de las atracciones como cualquier otro niño.

Jacques y Gabriella

Jacques y Gabriella se subieron a una de las atracciones de la feria de Mónaco. Con ellos, los hijos de Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo.

Gtres