Sin duda, ha sido una reunión de excepción, y solo hay una persona en Francia capaz de conseguir este encuentro: una emperatriz retirada, una princesa admirada en todo el mundo y una primera dama en activo. El responsable de esta cita es Stéphane Bern, periodista, presentador y escritor especializado en Historia y realeza europea y toda una celebridad en el país.

Artículo relacionado

Fue hace unos días cuando Bern se encargó de presidir los Prix 2019de la Fondation Stéphane Bern pour l'Histoire et le Patrimoine-Institut de France, unos reconocimientos anuales entregados por la fundación que lleva su nombre que premian la labor de historiadores y conservadores del patrimonio francés.

Carolina de Mónaco, Farah Diba y Brigitte Macron
Institut de France

Para la edición de este año, el escritor consiguió contar con dos madrinas de excepción para sus premios: la princesa Carolina de Mónaco y la primera dama gala Brigitte Macron. Además, entre los asistentes también se encontraba otra leyenda de la realeza: Farah Pahlaví, emperatriz de Irán y viuda del sha de Persia.

Tampoco faltaron a la cita los príncipes Joaquín y Marie de Dinamarca, que actualmente viven en París, otra asistencia royal más al evento que se ha convertido en uno de los más reconocidos de la vida cultural de la ciudad.

Como escenario para la entrega de premios estaba el Institut de France, que aglutina a cinco de las grandes academias de Francia, incluidas la de Bellas Artes y la de Ciencias. Xavier Darcos, presidente de esta prestigiosa y antigua institución, no pudo disimular su asombro al ver reunidas en su casa a tres leyendas como son la princesa Carolina, la emperatriz Farah y Madame Macron. "Querido amigo, las relaciones que tienes con todos son radiantes y agradables. Están hechas de lealtad, fidelidad y sinceridad. Como tú, combinan modestia y fervor. Tú estás interesado en el otro y, por supuesto, el otro está interesado en ti. Es muy simple: todos te quieren. Porque para ser amado, tienes que ser amable", celebraba Darcos en su discurso inaugural dedicado al periodista.

Carolina de Mónaco, Farah Diba y Brigitte Macron
Institut de France

Gracias a la forma de ser de Stéphane Bern el evento adquirió una repercusión aún mayor con motivo de la presencia de las tres damas. Carolina hizo entrega del Premio de Historia al historiador Clément Horvath por su obra Till Victory : Lettres de soldats alliés ("Hasta la victoria: cartas de soldados aliados").

El periodista no dejó de agradecer a la hermana de Alberto de Mónaco su asistencia y compromiso: "Señora, conozco desde hace mucho tiempo su amor por las artes y las letras, que se ilustra particularmente en el Fundación Príncipe Pierre de Mónaco. Su compromiso social es conocido por todos, pero su pasión por la Historia sigue siendo secreta. Sin embargo, su conocimiento es vasto y preciso, me atrevería a decir que casi enciclopédico", recalcaba.