Camilla Parker se ha vuelto a convertir en el mayor apoyo del rey Carlos en la que ha sido su primera cena de Estado como soberanos de Reino Unido. Hasta el día de su coronación este es uno de lo eventos más significativos de su reinado desde que falleció Isabel II, pero también una de las noches más importantes del palacio de Buckingham desde hace dos años, cuando se frenaron en seco los actos oficiales y la recepciones en la residencia real a consecuencia de la pandemia. Todo tenía que salir perfecto y, como ya demostraron la casa real británica en los homenajes tras la muerte de la reina, han cumplido con las expectativas, siendo una nueva exhibición de cómo organizar una cena de gala. Una ocasión en la quela reina Camilla ha escenificado su estudiado cambio de look, más favorecedor, moderno, pero fiel a su estilo y propio de su trascendental y destacado papel como consorte.

Artículo recomendado

Detienen a un hombre tras lanzar huevos a Carlos III y Camilla en York

Detienen a un hombre tras lanzar huevos a Carlos III y Camilla en York

La reina Camilla ha sido, junto a Carlos III, la mejor anfitriona del presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, y su esposa, la primera dama Tshepo Motsepe, en la cena de Estado que ha tenido el perfecto escenario: el palacio de Buckingham. La reina consorte, quien recientemente se ponía en las manos de su peluquero de confianza, Jo Hansford, y estrenaba un favorecedor corte 'bob', se ha vestido de gala por primera vez en lo que podría ser considerado un ensayo de lo que veremos en la coronación en solo unos meses. Muy elegante, ha llegado a competir en distinción a Kate Middleton gracias a un diseño largo en color azul con encaje y transparencias en las mangas.

Camilla

Camilla, espectacular en su debut como reina consorte en una cena de Estado

GTRES

En su primera cena de Estado como reina consorte, Camilla ha querido rendir un bonito homenaje a Isabel II al lucir la tiara de zafiro que la monarca encargó para completar el conjunto de joyas de zafiros que ya poseía. En concreto, la soberana recibió de su padre, el rey Jorge VI una pulsera, unos pendientes en forma de lágrima y un collar de 18 zafiros como regalo de bodas. Posteriormente, decidió adquirir esta pieza realizada en zafiros y diamantes que originalmente fue una gargantilla de la Princesa Luisa María de Bélgica.

No obstante, en lugar de lucir el conjunto al completo, Camilla ha optado por un collar de diamantes azules, pendientes y brazalete a juego.

Artículo recomendado

Camilla repartirá entre los niños necesitados los ositos que dejaron los ingleses en homenaje a Isabel II

Camilla repartirá entre los niños necesitados los ositos que dejaron los ingleses en homenaje a Isabel II

Camilla y Carlos ha dado la bienvenida a los 150 exclusivos invitados a un Buckingham que ha lucido como nunca. Días de agotadora preparación, para que el salón del Baile se convierta en el mejor escenario para esta esperada cena de gala. En el centro de la enorme e imponente estancia, la mesa principal dispuesta en forma de herradura, está engalanada con deliciosos arreglos florales y suntuosos candelabros.

Los asistentes podrán degustar las delicias de palacio, de las que la casa real ha dado algunos detalles. Para la ocasión, se ha desempolvado la preciosa cubertería de plata dorada de Jorge IV compuesta por más de 4.000 piezas, así como una cristalería con seis copas para cada comensal. La carta del menú se facilita en francés y está compuesta por un primer plato, cuyo ingrediente esencial es el pescado, un plato principal, postre, pasteles, fruta fresca y café. Los cocineros de Buckingham han creado un 'trampantojo' dulce en homenaje a los invitados de honor, basado en la flor nacional de Sudáfrica, la protea.