Desde que Isabel II falleció el pasado jueves 8 de septiembre, los actos no dejan de sucederse. Hay un protocolo muy marcado que ella misma se encargó de supervisar durante años para que nada se escape a la improvisación. Los primeros actos del rey Carlos como monarca, el traslado del féretro, los lugares en los que celebrar las misas… Una organización exhaustiva que culminará con su funeral. Después de dos días sin saber exactamente cuándo sucedería, Buckingham Palace ya ha confirmado la fecha y el lugar en el que se celebrará. El último adiós a la que fuera reina de Inglaterra será el lunes 19 de septiembre en la Abadía de Westminster.

Artículo recomendado

Meghan Markle y Kate Middleton, de luto y emocionadas, reaparecen juntas tras el fallecimiento de Isabel II

Meghan Markle y Kate Middleton, de luto y emocionadas, reaparecen juntas tras el fallecimiento de Isabel II

Ese día empezará con el traslado del féretro desde el salón de Westminster hacia la Abadía de Westminster. Aunque todavía no está confirmado, es probable que el rey Carlos III y otros miembros de la familia real hagan el paseo acompañando el carro de guerra de la Marina en el que trasladarán el ataúd. Un recorrido que es posible que se pueda ver desde unas pantallas que tendrían previsto instalar por diferentes calles de Londres. Se espera que el féretro llegue a la Abadía de Westminster sobre las 11 de la mañana, y será entonces cuando comience el funeral de Estado de la reina Isabel II.

A este funeral asistirán personalidades de diferentes partes del mundo. Miembros de otras familias reales europeas, Jefes de Estado, políticos, personalidades de Reino Unido... Todos ellos podrán despedir a la reina de Inglaterra en este funeral en el que nada se dejará a la improvisación.

Artículo recomendado

El rey Carlos protagoniza en Buckingham sus primeras recepciones tras su proclamación

El rey Carlos protagoniza en Buckingham sus primeras recepciones tras su proclamación

El lugar en el que se enterrará el cuerpo de Isabel II es la tumba que se encuentra en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, donde está también enterrado su padre el rey Jorge VI. Además, los restos de su marido Felipe de Edimburgo serán trasladados allí para que descansen juntos.