Se supone que los preparativos de una boda es una de las cosas que más ilusión hace a los protagonistas de ese día. Pero en el caso de Beatriz de York, los meses previos a su enlace con Edoardo Mapelli, están siendo un tanto duros. El anuncio de su compromiso con el italiano coincidió con el instante en el que salió a la luz la polémica de su padre el príncipe Andrés, involucrado en el caso Epstein. Desde entonces la nieta de Isabel II ha visto cómo este asunto ha afectado a su boda. Hasta el momento ya había hecho frente a algunas cuestiones que marcan la diferencia entre su enlace y entre otros que se han celebrado en la familia real, como el de su hermana Eugenia. Entre ellas que la boda no será financiada con dinero público ni será multitudinaria.

Artículo relacionado

Y ahora hay algo más. Con la boda de Beatriz de York va a suceder algo que hasta el momento no había ocurrido con ninguna boda de la familia real británica, y es que su enlace (al menos de momento) no va a ser retransmitido por televisión. Hasta ahora diferentes cadenas británicas siempre habían hecho un amplio despliegue con las bodas de la realeza. Con la de Guillermo y Kate y con la de Harry y Meghan fue la BBC la encargada de retransmitirlas. En el caso de la de Eugenia y Jack Brooksbank la BBC se negó a hacerlo alegando falta de interés, pero ITV rápidamente reaccionó y se hizo responsable de su retransmisión. De esta forma, sea por una cadena o por otra, hasta el momento todas han sido retransmitidas e incluso se ha prestado la señal a nivel internacional para que se pudieran seguir desde diferentes partes del mundo.

Beatriz York

Pero con la de Beatriz de York no va a ocurrir esto. La BBC ya ha confirmado que no va a echar por televisión el enlace y desde ITV y otras cadenas han preferido no pronunciarse por el momento. Si ya había cuestiones que hacían que esta boda vaya a ser mucha más íntima que el resto, que ninguna cadena quiera hacerse cargo de su retransmisión hace que la celebración, para la que todavía no hay fecha, vaya a pasar más desapercibida si cabe.