Si para algo están aprovechando Harry y Meghan sus últimos días en Vancouver es para desconectar y practicar algunas actividades que en su día a día no pueden llevar a cabo. Una de las últimas cosas que han hecho en su destino vacacional es salir a pasear por un parque junto a un grupo de amigos. Pero aunque en estas semanas han dejado a un lado sus tareas como miembros de la realeza británica, hay algo que no han perdido de vista en todo este tiempo.Se trata de la normalidad y amabilidad con la que quieren que se les identifique. Uno de los motivos de tomarse unas semanas de descanso era alejarse de las críticas y pensar tranquilamente la estrategia para que a su regreso a Londres su imagen pública mejore. Algo que pasa por mostrar su lado más cercano.

Artículo relacionado

Y durante el paseo del que han disfrutado junto a algunos de los mejores amigos de Meghan, entre ellos algunos de sus compañeros de la serie ‘Suits’, los duques de Sussex han sorprendido muchísimo con un gesto inesperado que han tenido con un grupo de desconocidos. Mientras estas personas intentaban hacerse una fotografía con un palo selfie, alguien se les acercó y se ofreció a tomarles la foto para que les resultara mucho más cómodo. Y la sorpresa vino cuando estas personas se percataron de que su fotógrafa era Meghan Markle.

Harry y Meghan

Ha sido una de las mujeres que fue fotografiada por la mujer del príncipe Harry la que ha desvelado cómo fue el inesperado momento. “Me quedé congelada, no podía creer que era ella. Y cuando vi al príncipe Harry al lado lo confirmé”. Además ha contado que Meghan se mostró muy divertida y que les hizo tres fotos maravillosas. Después los duques de Sussex siguieron tan normales con su paseo junto a sus amigos.