Está claro que los rumores y las conjeturas sobre una cada vez más ausente princesa Charlene han hecho su efecto. Han pasado más de dos meses desde que Alberto y su mujer no hacían acto de presencia juntos en un acto público, el mismo tiempo que la royal se ha mantenido alejada de los medios de comunicación.

Artículo relacionado

Tras un sorprendente vídeo privado en el que celebraba con énfasis la victoria del equipo sudafricano en la Copa Mundial de rugby, parece que la cuñada de Carolina de Mónaco vuelve a retomar su agenda oficial. Sin embargo, queda claro que son dos los asuntos que más le interesan a la princesa -sus hijos y los proyectos solidarios- y, lejos de ellos y a excepción de algunas fechas clave a las que acude por petición expresa de su marido, no podremos ver demasiado a la princesa monegasca.

Alberto II de Mónaco y Charlene
Gtres

Y ha sido precisamente esta mañana cuando los príncipes han acudido juntos a la oficina de la Cruz Roja de Mónaco. Como parte de las celebraciones del Día Nacional de Mónaco, que tendrá lugar el próximo 19 de noviembre, Alberto y Charlene han ofrecido unas bolsas con diferentes obsequios a las personas más desfavorecidas.

Con gafas de ver y luciendo un look muy discreto en el que destacaba un chaleco-levita superpuesto sobre un jersey gris de cuello vuelto y una falda estampada, la princesa ha sido clara protagonista en el evento. También ella ha recibido un pequeño regalo por parte de la fundación, un bouquet de rosas blancas y rojas en representación del agradecimiento de la Cruz Roja con la Casa Real monegasca. Sin dejar de mirarla en todo momento, Alberto le ha cedido toda la responsabilidad a su esposa.

Alberto II de Mónaco y Charlene
Gtres

Fue el pasado 13 de septiembre cuando se veía por última vez a Alberto y Charlene juntos en un acto público. El motivo no fue otro que el primer día de colegio de los pequeños Jacques y Gabriella, que comenzaban el curso estrenándose en la escuela pública Stella. A pesar de que la princesa ha compartido en sus redes sociales algunas imágenes de sus hijos con su marido, lo cierto es que ella no ha aparecido en ellas.

Hace años que la cuñada de Estafenía y Carolina de Mónaco, concretamente desde el nacimiento de sus pequeños, ha reducido en gran medida su agenda oficial. Tal ha sido el punto que ni siquiera acude al tradicional Gran Baile de la Rosa, la imponente gala anual que celebra Mónaco para dar la bienvenida a la primavera. Sin embargo, a petición de Alberto II, ella no se pierde el baile de la Cruz Roja en julio ni las fiestas de Santa Devota, patrona del principado.

La semana que viene, con motivo del Día Nacional de Mónaco, se espera que la pareja monegasca vuelva a posar en público, quizá con los pequeños Jacques y Gabriella, en una imagen familiar que sin duda quedará para el recuerdo.