¡Por fin! La operación quirúrgica a la que la princesa Charlene se ha sometido ya ha llegado a su fin. Alberto de Mónaco ha querido romper su silencio para contar cómo se encuentra su mujer tras haber tenido que pasar de nuevo por quirófano para solventar los problemas producidos por la grave infección que contrajo el pasado mes de mayo mientras hacía acto de presencia en una misión de rescate de rinocerontes en Sudáfrica. Esta dolencia se ha ido agravando con el paso de las semanas y ha afectado principalmente a las vías respiratorias y los oídos, motivo por el que no ha podido regresar a su casa con su familia y por la que los especialistas no han dudado en ponerle remedio al problema. Charlene ya se encuentra descansando y su marido ha sido el encargado de hablar públicamente de su actual estado de salud a través de un comunicado.

Artículo relacionado

"La operación ha salido bien. La princesa Charlene está descansando y nuestros pensamientos están con ella", ha confesado Alberto de Mónaco agradecido por las muestras de cariño que ha recibido durante las últimas horas y tranquilo porque la operación ha sido todo un éxito.

Durante esto últimos tres meses, Charlene ha recibido multitud de críticas debido a su larga estancia en el país que la vio crecer pero la realidad de toda esta situación es que los médicos le aconsejaron no poder volar debido a su enfermedad: "Se necesita tiempo para abordar el problema que estoy teniendo. No puedo forzar la curación, así que estaré en Sudáfrica hasta finales de octubre", revelaba recientemente ante la imposibilidad de coger un avión destino al Principado: "La presión de los oídos no se igualaría por lo que no podría soportar un vuelo por encima de los 20.000 pies de altura", se sinceraba en el canal News24.

Artículo relacionado

Sea como fuere, Charlene está a punto de reencontrarse con Alberto y sus hijos, Jacques y Gabrielle. Los tres viajarán hasta el continente vecino y acompañarán a la princesa mientras dure su proceso de recuperación. Volver a ver a su familia va a ser un chute de energía muy grande ya que estar alejada de ellos ha sido lo más duro de su vida.