Carmen Borrego ha pasado una tarde muy complicada, la más dura desde que empezara su segunda etapa en 'Sálvame'. La polémica de la documentación extraviada en la mudanza de su madre, María Teresa Campos, que reveló ayer martes Kiko Hernández ha hecho mucho daño a la hermana de Terelu, sobre todo porque ha acabado en una agria discusión con su compañero con el que, tras años de guerras, había conseguido hacer las paces.

Artículo recomendado

Jorge Javier Vázquez logra hacerse con un ‘pellizco’ en la Lotería de Navidad

Jorge Javier Vázquez logra hacerse con un ‘pellizco’ en la Lotería de Navidad

"Es muy duro porque me estás acusando. Esta persona ha tratado a mi madre con muchísimo cariño y me jode. Yo lo único que dije fue que pediría responsabilidades. Me ha dolido más que Kiko Hernández no me cogiera el teléfono que la mudanza de mi madre", ha dicho Carmen Borrego, completamente rota en el plató. La colaboradora se enteraba de esta noticia en directo y reaccionó asegurando que pediría explicaciones al responsable y tomaría medidas : "He pedido disculpas a esta persona. Le pedí perdón porque le había acusado sin pruebas, porque me puse nerviosa".

Carmen Borrego

Carmen Borrego con un gran disgusto por su discusión con Kiko Hernández

Telecinco

Pero no ha sido todo el tema de la mudanza lo que más ha dolido a Carmen Borrego. Lo peor ha sido reabrir las heridas con Kiko Hernández: "No he dicho que seas el responsable ni que hayas vendido nada y lo juro por mis hijos... Me ha preocupado esto más". Tras una discusión muy encendida ha acabado abandonando el plató llorando. Kiko Hernández, por su parte, ha recalcado: "El disgusto me lo llevé yo también".

Jorge Javier ha mediado resaltando que todo ha sido un gran malentendido y que se solucionará fuera de los platós de televisión y sin poner en peligro la amistad que han conseguido recuperar. Ambos se han fundido en un abrazo y han dejado claro que ha sido un roce que no irá más allá.