Lo que pasa detrás de la cámara

Carlota Corredera pillada con los rulos puestos antes de ‘Sálvame’

La presentadora de ‘Sálvame’ no dudó en ponerse el abrigo y lanzarse a la calle con el rulo puesto antes de entrar en plató… ¿Qué le pasaba?

Carlota Corredera
1 / 8

1 / 8

Carlota Corredera

2 / 8

Carlota Corredera. ¡Al natural!

3 / 8

Carlota Corredera. Antes de 'Sálvame'

4 / 8

Carlota Corredera. Sin complejos

5 / 8

Carlota Corredera. No es la primera vez

6 / 8

Carlota Corredera. Un poco de relax

7 / 8

Carlota Corredera. 'Cámbiame'

Más Sobre...

Sálvame Estilo de los famosos

Actualizado a

Aquí somos todos humanos. Los que no salen en la tele y los que se pasan el día aguantando foco y tiro de cámara. A ver si ahora, por estar cara al espectador, ¡no van a poder descansar ni un ratito! Carlota Corredera no dudó ni un segundo en salir a comer antes de entrar en plató con lo que llevaba puesto. Cogió el abrigo, el monedero y se lanzó a la calle con el rulo puesto. ¡Claro que sí! La versión más natural -y surrealista- de la presentadora…

Relacionado con esta noticia

Si algo ha conseguido Sálvame es abrir la televisión a la realidad. Lejos de los programas encorsetados y perfectamente estudiados, en el show de Telecinco se sale, se entra, se come y se va al baño si no hay más remedio -y se lleva una cámara detrás para no perder detalle-. Hemos visto a los colaboradores en todo tipo de situaciones. ¡Quién lo iba a imaginar! Saldrán en la tele, sí, pero son uno más. Lloran, ríen y se dan una vuelta por la calle con el rulo puesto y el abrigo sin abrochar.

Carlota Corredera no dudaba en aprovechar el descanso antes de entrar a presentar Sálvame para picar algo. Tener por delante cuatro horas de programa es excusa más que suficiente para airearse y reponer fuerzas. Claro que no siempre pueden coordinarse bien las cosas. La presentadora, en pleno proceso de maquillaje y peluquería, cogía el monedero y abandonaba las instalaciones de Mediaset con el rulo puesto. ¡Natural como la vida misma!

Sin complejos y con la cabeza medio ‘peiná’, Carlota recorría las calles sin pensar en la extraña imagen que estaba dando. ¿Qué pensaría la gente al verla llegar? Puede que dentro de las instalaciones de la cadena sea algo muy habitual pero tampoco hay que pasarse. Eso sí, acostumbrada a mostrarse tal y como es, Carlota defendió el look improvisado como si nada. Ay, ojalá volviese Cámbiame para que los coaches analizasen el estilismo. ¡Fijo que crea tendencia!

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?