Carlos Sobera ha tenido que intervenir en 'Secret Story' y, de forma excepcional, ha tenido que poner imágenes a los concursantes para acabar con un bulo que circulaba en la casa en contra de Carmen. Nissy, una de las mellizas, y Elena contaron que Carmen les había dado un empujón al salir del baño y desde ese momento la casa se puso en pie de guerra contra la cordobesa. Esta noche han podido ver las imágenes y todos han descubierto que el famoso empujón nunca existió. "Estoy harta de la gente pero tengo fuerzas para continuar aquí, no tengo nada que aportar se ve solo", ha dicho Carmen.

Artículo recomendado

'Secret Story': Las duras palabras de Álvaro tras confesar que está enamorado de Carmen

'Secret Story': Las duras palabras de Álvaro tras confesar que está enamorado de Carmen

No obstante, tanto Nissy como Elena han seguido manteniendo que el empujón existió. "No quiero decir nada todo se ve, va provocando de uno en uno", ha dicho Nissy. Elena, por su parte, ha dicho: "A mí me empujó... La intención de ella no la sé". Estas palabras ha molestado mucho a Carlos Sobera, que ha querido hacer una reflexión.

Carmen

Carmen, concursante de 'Secret Story'.

Telecinco

Carlos Sobera, molesto, ha abroncado la actitud de las concursantes. "Hemos visto las imágenes y el empujón no existe. No quiero que volváis loco ni a mí ni al público... Elena, tú eres consciente de que cuando dices una cosa puedes provocar un incendio. Esto que estás diciendo ahora hubiese sido buenísimo que lo hubieses dicho antes", ha dicho el presentador.

Elena

Elena se lleva una bronca de Carlos Sobera.

Telecinco

Nissy ha reaccionado y sus palabras han echado más leña al fuego: "La intención era de darle un empujón pero al final no le dio, pero esa era la intención".

Carlos Sobera

Carlos Sobera abronca a Nissy y Elena en 'Secret Story'.

Telecinco

Carlos Sobera no ha tolerado que siguieran manteniendo su mentira: "No nos convirtamos en jueces de intenciones. Hay que dar importancia a lo que decimos y cómo, las palabras pesan y mucho. Acusaciones tan graves no pueden hacerse a la ligera, porque si fuese así inmediatamente hubiésemos tomado medidas. ¿Qué ganáis? Mal humor, malos rollos, mala convivencia y la gente de casa piensa igual".