Anoche La Roja pinchó en octavos de final y se despidió de la Eurocopa a pesar del gran apoyo que recibió por parte de la afición española. Las WAG’s del fútbol son siempre uno de los mejores refuerzos para los futbolistas, y entre las gradas ayer no podía faltar Shakira con sus hijos Milan y Shasha.

Artículo relacionado

Milan y Shasha, que no se pierden ni uno de los grandes encuentros futbolísticos de su padre, estuvieron al pie del cañón en todo momento, sin embargo, no dejan de ser niños, y tal vez 90 minutos de un partido en el que encima la Selección acabó encajando 2 goles por parte del equipo italiano, se hagan demasiado largos.

Y sino, sólo hay que ver al pequeño Milan, que aburrido por el mal partido que la Selección española estaba jugando contra Italia, no pudo evitar echarse a llorar. Una rabieta que su madre intentó sofocar como pudo deshaciéndose en mimos y carantoñas con el niño de tres años de edad.

Shakira, ha demostrado en numerosas ocasiones que está hecha toda una madraza, y siempre que puede acude con sus hijos a apoyar a Gerard Piqué. Además, en el encuentro celebrado en París, la cantante colombiana no dudó en dar el biberón al benjamín de la familia, el pequeño Sasha, que no pudo esperar a que terminara el partido para cenar.