La tarde de ayer de ‘Sálvame’ fue una de las más duras para Belén Rodríguez, que no acostumbra a hablar de sí misma en la televisión y, de buenas a primeras se vio convertida en una de las protagonistas de la tarde. ¿El motivo? El cese de su amistad, temporal o definitiva, con las que antaño fueron casi unas hermanas y una madre, las Campos.

Belén Ro, que suele mostrarse fuerte e inquebrantable, ayer apareció hundida cuando este tema salió a relucir. A raíz de su paso por Sálvame Okupa su amistad con sus más íntimas se ha disuelto. Así habla de lo difícil que está siendo esto para ella y que, seguro, también será complicadísimo para las hermanas Borrego, que casi han crecido con ella debido a la amistad que tenían María Teresa y la madre de Belén, Chari Gómez Miranda.

Rodríguez asegura que le debe estar donde está a María Teresa con quien dio sus primeros pasos en televisión y la convirtió en una colaboradora indispensable. A su lado forjó la que sería su gran baza y punto fuerte: su enorme conocimiento de realities.

Artículo relacionado

“Las Campos han sido muy importantes en mi vida y creo que yo también en la suya, pero ahora no tengo ninguna relación con ninguna de las tres y para mí es muy difícil”, la colaboradora no tiene problema en situar el origen de esta ruptura amistosa en ‘Sálvame Okupa’, con el desagradable tartazo a Carmen y cuando le leyó las cartas del tartot.

Quizás lo más doloroso de todo sea que haber roto cualquier comunicación con María Teresa, “he intentado hablar con Teresa y no lo he conseguido. Teresa es como mi madre. Todo esto me duele por Teresa, no quiero decir nada por si la hago daño”.