Ya lo tiene casi todo listo para su boda. El próximo 22 de junio Belén Esteban y su novio Miguel se darán el ‘sí, quiero’. La colaboradora de ‘Sálvame’ está muy ilusionada. Aunque está algo nerviosa por su boda, asegura que no le cuesta dormir. Eso sí, Belén ha confesado que se emociona mucho al pensar en algo relacionado con ese día.

Artículo relacionado

“Me acuerdo de la gente que no está. Tengo días buenos, días malos, pero sobre todo emocionada”, ha dicho Belén Esteban en ‘Sálvame’. A la colaboradora le ilusiona muchísimo su boda, pero hay algo que le duele. Belén se pone triste al pensar en las grandes ausencias que habrá en un día tan especial para ella.

“La de mi padre, la de mi abuela y esas… Las más importantes. Sobre todo mi padre. Pero bueno, viene mucha gente que me quiere”, ha dicho Belén Esteban este martes en ‘Sálvame’ cuando Jorge Javier le ha preguntado cómo se sentía respecto a su inminente boda.

A pesar de que las ausencias de las que ha hablado le duelen mucho, la colaboradora está tan ilusionada con contraer matrimonio con su chico que incluso tiene dos vestidos de novia preparados para el día de su boda. Así lo ha revelado la protagonista del enlace en ‘Sálvame’.

Belén ha dicho que los trajes no pasarán por su casa, sino que irán directamente a la finca donde se dará el ‘sí, quiero’ con Miguel. Será la próxima semana cuando los vestidos de novia de Belén Esteban lleguen al lugar en el que se celebrará su boda. Los trajes estarán allí, concretamente, miércoles o jueves.