Belén Esteban sigue de vacaciones: de Benidorm a Asturias y allí, en el norte, del huerto al Cantábrico. Junto a su novio, Miguel Marcos, Belén se relaja entre el verde paisaje del norte de España -y sus espectaculares tomates- y las magníficas playas que bañan esa bella zona de nuestro país.

Artículo relacionado

Muy bronceada y relajada, Belén Esteban comparte en las redes algunas imágenes de sus vacaciones. Vestida con un blusón muy veraniego o con un favorecedor biquini, Belén se muestra en las fotos sin ningún tipo de complejos. Recordemos que la colaboradora, una vez superadas sus adicciones, ganó unos cuantos kilos de peso. Y como lo que realmente importa es la salud, hay que reconocerle que ahora está infinititamente mejor que antes. Presume de curvas y bien que hace.

Este descanso le vendrá muy bien a Belén Esteban, a la que le espera un otoño muy caliente, sobre todo tras la demanda que le interpuso a su exrepresentante Toño Sanchís, al que le reclama una cantidad cercana a los 500.000 euros.