Belén Esteban sigue ingresada, tras la operación a la que fue sometida después de fracturarse la tibia y el peroné durante la emulación de una prueba de 'Supervivientes' que hicieron en 'Sálvame'. La operación fue un éxito, pero Belén Esteban no ha recibido el alta aún ya que continúa con fuertes dolores en la zona afectada y, como es lógico, en el hospital está mucho más controlada.

Artículo recomendado

Miguel Marcos, preocupado, se pronuncia tras la operación de Belén Esteban

Miguel Marcos, preocupado, se pronuncia tras la operación de Belén Esteban

Ni siquiera sus compañeros han podido ponerse en contacto con ella, pues, según comentó María Patiño: "Estoy casi segura de que tiene el teléfono desconectado". La fractura y el retraso de la operación quirúrgica tuvieron a Belén muy baja de ánimos y sin ganas de hablar con nadie. Este accidente, que la va a dejar en el dique seco durante cerca de dos meses, va a impedirle a Belén cumplir con muchos compromisos profesionales.

Desde 'Socialité' se informó que "Belén ha pasado la noche mal, con muchos dolores". La colaboradora es una paciente de riesgo, pues padece diabetes desde hace años, y, de hecho, ese fue uno de los motivos por los que la operación tuvo que retrasarse. La primera escayola que se le puso le causó una serie de llagas que, hasta que no se curasen hacían imposible la intervención y el hecho de ser diábetica no le permitía tomar según qué medicamentos. Su marido, Miguel Marcos, no se separa de ella ni un momento. Él está siendo el mayor apoyo de Belén estos días y, cuando por fin pueda volver a casa, se convertirá en el mejor enfermero de su mujer.

María Patiño comentó que no ha llamado a su amiga y compañera Belén. “Para ella era muy importante el poder operarse. Le agobiaba que se retrasara la operación. Pero es verdad que si está ingresada está más controlada", comentó la presentadora de 'Socialité'.