Antonio Montero (59 años) ha vuelto a 'Sálvame' este lunes tras su paso por 'Pesadilla en el paraíso' con la satisfacción de las cosas bien hechas. El colaborador ha hecho un balance muy positivo de su estancia en la granja, una aventura que al margen de una aportación económica le ha servido para darse a conocer al gran público. Además, ha tenido que hacer frente a una serie de cuestiones relativas a su vida personal, en concreto a la verdad de su matrimonio con Marisa Martín-Blázquez (59 años).

Aunque la propia Marisa le dio un tirón de orejas por haber hablado de ella durante el concurso, Antonio Montero ha vuelto a las andadas para zanjar la polémica sobre su relación sentimental con la madre de sus hijos. "¿Estás enamorado?", le preguntaba María Patiño. El paparazzi no ha sido capaz de contestar de manera tajante y aseguraba que después de 40 años no era "fácil" de responder una cuestión así.

Artículo recomendado

Antonio Montero da explicaciones tras el enfado de Marisa Martín-Blázquez por contar sus intimidades

Antonio Montero

Montero ha hecho referencia a la fuerte crisis que atravesó su matrimonio hace una década y que acabó con el periodista abandonando la casa familiar "por muy poco tiempo". El paparazzi ha recordado que vivió un tiempo de "confusiones" a nivel personal que derivó en un problema matrimonial. Todo terminó unos meses después y, por primera vez, ha contado que fue Marisa quien le rescató. "Me rescató y yo me dejé rescatar", manifestaba. "¿Dónde vas a ir sin mí, mamarracho? A casa", exclamaba en tono jocoso Antonio haciendo referencia a cómo fue esa conversación definitiva entre ellos.

Antonio Montero

Antonio Montero habla de la fuerte crisis de su matrimonio con Marisa Martín Blázquez

Mediaset

Ya en serio, el colaborador de 'Sálvame' ha reconocido que esa etapa fue muy difícil no solo para Marisa sino también para él: "Hubo mucho sufrimiento, largas conversaciones y ciertos reproches (...) Yo en mi caso hubo cosas de las que me arrepentí profundamente". Afortunadamente, fueron capaces de superar esa fuerte crisis en su matrimonio y hoy gozan de una unidad familiar y sentimental inquebrantable. Es complicado que "personas que nos queremos tantísimo lleguemos a plantearnos según qué cosas", concluía.

Artículo recomendado

Antonio Montero, orgulloso por el último éxito de su hija Marieta

antonio montero marisa

"Marisa me gusta y siempre me ha gustado"

Laura Fa ha puesto en entredicho la verdad de la relación entre Montero y Marisa, pero rápidamente el colaborador ha querido dejar muy claro que su matrimonio es muy real pese a lo que se ha comentado. "Marisa me gusta y siempre me ha gustado", manifestaba con rotundidad. Aunque el colaborador ha expuesto en infinidad de ocasiones durante su estancia en 'Pesadilla en el paraíso' que apostó por su familia, dejando a un lado esa faceta más íntima, hoy ha confirmado que mantiene una relación plena con su mujer. "Me siento deseado en mi casa y también deseo, todo va bien", sentenciaba.

A juzgar por sus palabras, parece que el paso de Antonio Montero por el reality no ha hecho más que fortalecer la relación con su mujer, y es que como ya adelantó la propia Marisa, la comunicación es fundamental en su relación y no hay nada que ella no sepa.

40 años juntos y dos hijos en común: la historia de amor de Antonio Montero y Marisa Martín- Blázquez

Antonio Montero y Marisa se conocieron siendo unos adolescentes en la Universidad mientras ambos estudiaban Periodismo y desde entonces no se han separado. A una familia idílica hay que sumar el gran equipo profesional que han formado durante décadas. El paparazzi y la periodista, no había nada que se les pusiera por delante...

Con respecto a su vida privada, se casaron con 25 años. Jóvenes e inexpertos, recuerda Montero y es que fueron vírgenes al matrimonio. Fueron padres de dos hijos Nicolás y Marieta, el gran regalo de su vida. De Nicolás dicen que es la viva imagen de su madre. Arquitecto de profesión, es todo un aventurero, experiencias que comparte en su perfil de Instagram. Marieta es la pequeña de la familia y son todo mimos y alabanzas para ella. La joven es la gran desconocida de la familia y la que les ha enseñado a ser fuertes y mirar al futuro con alegría e ilusión. "Dijeron que tú no podrías andar, sonreír, moverte. Cuánto y cómo se equivocaban", le decía Marisa a su hija el pasado mes de diciembre en una sincera carta con motivo de su cumpleaños.