Marisa Jara (43 años) ha sido intervenida de urgencia de un tumor maligno. La modelo y diseñadora se encuentra "estable" tras haberse sometido a una operación en la que le han extirpado el ovario derecho. Hace cerca de una década que superó un cáncer de estómago que estuvo cerca de acabar con su sueño de convertirse en madre. Ahora, que ya tiene a su pequeño Tomás pero que no hace mucho que ha sufrido un aborto y ahora tiene que enfrentarse de nuevo a la enfermedad.

Artículo recomendado

Marisa Jara, "estable" tras ser operada de urgencia por un tumor maligno en el ovario

Marisa Jara

Marisa Jara descubrió que tenía cáncer cuando quiso quedarse embarazada

La modelo tenía un sueño, convertirse en madre. Pero la endometriosis que padecía, una enfermedad poco conocida entonces pero que ha resultado ser bastante común, se lo iba a poner difícil. Entonces Marisa tenía poco más de 30 años e iba a someterse a un tratamiento de fertilidad para logar su objetivo.

Fue durante el proceso y mediante unas pruebas rutinarias cuando descubrió que tenía un tumor en el estómago. Fue entonces cuando dio comienzo su calvario. Primero tuvo que enfrentarse a una difícil operación para extirparlo que apunto estuvo de costarle la vida, después al hecho de que nunca iba a convertirse en madre.

"Me dice el oncólogo que ahora no puedo ser madre", relataba a Lecturas en una entrevista exclusiva horas después de recibir el diagnóstico. "El cáncer ha pasado como un tsunami por mi vida. Ha sido y es el peor momento que he vivido. He pasado días con el ánimo muy bajo. Es un palo muy duro, una revolución que no sabes ni cómo controlar. Es horrible. He llorado mucho pero no delante de mi familia para no preocuparles".

Ya entonces Marisa sabía que, desgraciadamente el cáncer podía volver a jugársela. "Es un tipo de cáncer muy agresivo. Las células se pueden reproducir en otra parte del cuerpo. Cada cuatro meses me tengo que hacer las pruebas. Me da terror", contaba ya entonces y parece que los peores designios se han cumplido.

Marisa logró su sueño de convertirse en madre

Tras la intervención, su médico le advirtió que tendría que renunciar a su sueño de ser madre, al menos por el momento. "El oncólogo me ha dicho que ahora me olvide de ser madre, por lo menos en dos años. Mis planes se van al traste porque tienen que estar pendientes de que el cáncer no se reproduzca".

Fue precisamente su sueño de ser madre el que le salvó la vida. "Me hicieron una ecografía en la que asomaba un trozo de tumor, la mayoría de la gente solo nota que lo tiene cuando ya no se puede hacer nada", contaba. Después llegó una operación enorme de la que salió con 45 puntos y montones de tubos y cables que le causaron una gran impresión al despertar.

Tuvieron que pasar varios años hasta que Marisa logró cumplir su sueño de ser madre. Todavía no ha pasado ni un año desde que dio a luz a su hijo Tomás que ha supuesto toda una revolución en su vida y un gran estallido de amor incondicional.

El cáncer cambió su forma de ver las cosas

Marisa volvió a quedarse embarazada 8 meses después de tener a su pequeño y esta vez de forma natural, pero el pasado mes de diciembre sufrió un aborto espontáneo. A raíz de aquello venía sintiendo ciertas molestias que la llevaron de nuevo a la consulta del médico. Al hacerle las pruebas, detectaron un nuevo tumor, esta vez en el ovario, que ya le han extirpado con éxito.

Una experiencia tan brutal como la que relataba Marisa te cambia. Ella explicaba que debido a todo lo vivido ahora aprecia más la vida. "Aunque sea una burrada, creo que soy más feliz ahora. Antes iba como una burra, vivía un poco como sin estar. Uno vive sin ser consciente de que te puedes ir en cualquier momento. Ahora no".