Mientras el foco se situaba en una de las valoraciones del jurado de ‘MasterChef Celebrity’, al fondo de las cocinas se producía una conversación que captaba la atención de las cámaras y del público. Una breve charla que ponía sobre la mesa un tema que muy pocas veces acaba siendo protagonista: la visibilidad bisexual. Y lo hacía como deben hacerse las cosas, con total naturalidad y sin recovecos ni disimulos. “Estoy abierto a todo”, aseguraba un Arkano que se llevaba el aplauso unánime de los espectadores en twitter.

Artículo relacionado

No son pocos los que cada lunes se sientan a ver ‘MasterChef Celebrity’ y empiezan a refunfuñar cada vez que el programa pone a Arkano a rapear. Sin duda, el cantante tiene un don natural, eso no hay quien lo rebata, pero tampoco es necesario abusar del pobre cada dos por tres. Aunque si algo sabemos del ‘talent’ de cocina es que si algo les gusta, van a repetirlo hasta la saciedad. Justo cuando las tintas empezaban a cargarse al tercer o cuatro ‘rapeo’, Arkano se desmarcaba con una confesión que nadie esperaba. Por el contexto del programa, claro, no por el contenido.

“Pero, entonces, en Tinder, ¿tienes puesto solo chicas?”, le preguntaba Eduardo Navarrete mientras los jueces valoraban los platos de sus compañeros. “¿Qué quiere saber tú?”, respondía Arkano a la pregunta del diseñador. “Te he visto con la bandera y he pensado que podías ser gayfriendly o bisexual”, apuntaba Navarrete.

“Sí, pero en Tinder tengo puesto solo chicas. A pesar de eso, he hecho de todo. Estoy abierto a todo”. Inmediatamente, Arkano recibía una inmensa ovación desde redes sociales. El rapero se ganaba el cariño de muchos de los espectadores del programa. “Hemos cantado línea, señores”, bromeaba Navarrete mientras sus compañeros de plató seguían a la suya. Igual no imaginaba Arkano la importancia que ese hecho puede tener en el devenir de muchos de los que ayer se sentaron a verle cocinar.

Arkano

Arkano durante el último programa de 'MasterChef Celebrity'

RTVE

No es habitual que la bisexualidad se cuele en un ‘prime time’ televisivo. Tampoco en la mayoría del resto de formatos, a excepción de la visibilidad que ejerce Chelo García-Cortés cada tarde desde ‘Sálvame’. Posiblemente hay muchos jóvenes que ahora mismo han encontrado en esas palabras de Arkano un referente en el que mirarse. Muchos jóvenes -o no tan jóvenes- que ayer se sintieron identificados, comprendidos y reflejados.

Lástima que el resto del programa no continuase en la misma línea. Y lástima también que Samantha Hudson tuviese que abandonar las cocinas en el segundo programa. Ahí también hemos perdido un ejemplo de visibilidad como pocos.