Olga Moreno llegaba a Madrid en compañía de Rocío Flores, toda una declaración de intenciones por parte de la exsuperviviente que también se puede leer como la estocada final a su madre, Rocío Carrasco. Una imagen que refleja su apoyo incondicional a la mujer de su padre en plena guerra con la mujer que le dio la vida.

En la capital les esperaba Antonio David Flores y ha sido él y no Rocío Flores quien ha acompañado a su mujer, Olga Moreno, hasta los juzgados de Plaza de Castilla. Con gesto serio, la empresaria prefería guardar silencio ante las preguntas de la prensa y entraba en las instalaciones para declarar ante el juez por un supuesto delito de revelación de secretos, castigado por el código penal hasta con penas de cárcel.

Artículo relacionado

Ha sido Antonio David quien no dudaba en hablar con los medios allí congregados y reconocer que aunque no era una situación agradable llega incluso a ser algo habitual ya en su vida y es que esta es la quinta demanda que Rocío Carrasco pone contra Olga Moreno.

El colaborador de 'Sálvame', que solo ha podido acompañar a su mujer hasta la puerta del juzgado, exponía la verdadera relación que mantiene con Belén Esteban, que también se ha visto salpicada por la demanda de Rocío Carrasco: "Nuestra relación con Belén tampoco es de amistad, es una relación de compañeros no más pero me llevo fenomenal".

Antonio David Flores y Olga Moreno

Antonio David acompaña a Olga a las puertas del juzgado

Gtres

Aunque tal y como ha confesado Belén Esteban, ha podido ver a Olga en el interior del juzgado, a quien se ha echado en falta ha sido a Rocío Carrasco. Al tratarse de una vista, la hija de la más grande no tenía por qué personarse ya que no tenía obligación de declarar. Si la demanda trasciende y se llega a juicio, entonces Olga, Belén y Rocío sí se verán cara a cara ante el juez.