Durante años, Ana Obregón y Antonia Dell’Atte representaron la enemistad acérrima a raíz de que Alessandro Lequio empezara una relación con la primera y dejara a la modelo italiana plantada. La mala relación entre ambas se disipó conforme los años pasaron y sus hijos se hacían más y más cercanos. Álex y Clemente jugaron un papel fundamental en que sus madres acercaran posturas. Ahora que el vástago de Obregón ha fallecido de manera prematura, Antonia se vuelca con la que fuera su némesis.

Artículo relacionado

“13 de mayo, madre, Virgen de Fátima. Madre de todas las Madres hoy acoges en tus brazos a Alex, hermano de mí hijo Clemente”, dice la maniquí. “No nos abandones, sobre todo a su madre Ana y a su padre Alessandro”, escribe en Instagram, donde ha destacado el calvario que han pasado, “cuánto dolor, penas y sufrimientos”. La italiana ha tratado, en este trance, mantenerse al margen y no dar información al respecto. Pero hoy, ante la noticia, no ha podido seguir callada, especialmente para brindar unas palabras de apoyo a Obregón.

Artículo relacionado

“Dios no te abandonará nunca”, le dice a Ana, para la que la fe también ha sido muy importante en estos dos años tan duros, “te protegerá allá donde estés”. “Descansa en paz, bellissimo Álex”, de dedica al joven.