Nuevamente, los cuestionarios a través de las redes, nos han dado la oportunidad de bucear en lo más profundo de una de nuestras famosas favoritas. Anna Ferrer, hija de Paz Padilla, se ha sometido al tercer grado que le han propuesto sus seguidores. Y lo ha hecho con una sinceridad y naturalidad desarmantes. La joven 'influencer' ha abordado temas tan sugerentes como la percepción que tiene de su cuerpo o su currículum amoroso.

Una de las cuestiones que más interesan a sus 'fans' tiene que ver con sus complejos, tal y como ha insinuado en la exhaustiva respuesta que ha dado. A sus 21 años, Anna ha hecho todo un proceso personal para aceptarse tal como es, un trabajo nada fácil para una persona que, como ella en su rol de 'instagrammer', se expone en redes a toda clase de comentarios, críticas y polémicas. A pesar de que tiene partes de su cuerpo por las que siente una mayor predilección que por otras, a día de hoy, se siente segura de poder afirmar que está satisfecha y feliz con su físico. "Me preguntáis mucho si tengo complejos y creo que no. He tenido y hay cosas de mi cuerpo que me gustan menos que otras, OBVIO. Pero no cambiaría nada", afirma en sus 'stories'.

Artículo relacionado

Con la misma sinceridad ha revelado precisamente la parte de su anatomía que menos le gusta y que incluso se ha planteado modelar con cirugía: "Quizás, si me operara algo, sería la nariz, porque no me gusta mucho". Un pensamiento que le dura un suspiro, pues no es algo que vaya a garantizar que la enriquezca a ningún nivel. "Siempre llego a esta conclusión: ¿para qué? ¿Para ser más guapa? ¿Para tener más 'likes'? ¿¿¿Acaso voy a ser más feliz así??? ¡¡NO!!", cuenta.

Y, aprovechando este tema, ha recordado sabiamente lo que realmente importa en estos casos: la actitud. "Si no os gusta algo de vuestro cuerpo, podéis intentar cambiarlo con dieta, ejercicio... Eso es genial pero, por favor, es taaaan importante la personalidad. Trabajadla", aconseja a sus 'followers'.

Escéptica en el amor

¿Y en el amor? Pues para su juventud sorprende su escepticismo. "Me gustaría creer también en el amor verdadero", declara un tanto desesperanzada. Reconoce que la han querido "mucho", pero también "me han querido mal". ¿Están pesando más esas experiencias negativas en la etapa vital en la que se encuentra la hija de Paz Padilla? Por lo improbable que encuentra, hoy por hoy, poder encontrar una persona compatible, parece ser que sí: "Ahora mismo creo que es tan difícil encontrar a alguien con quien funcione... Alguien que te encante, que se adapte a ti, a tu forma de ver la vida, que no sea demasiado celoso, que sea sincero... Muchos requisitos, ¡ha, ha, ha, ha! Lo veo casi imposible".

A pesar de su forma de ver las cosas, anima a todos sus 'fans' a lanzarse a la piscina, si encuentran una persona que valga la pena el esfuerzo. "Así que si encuentras a alguien que te vuelva loco, te quiera BIEN y te haga feliz, ¡¡no lo dejes ESCAPAR!!". Como nos encantaría que, en este caso, Anna se aplique su consejo. Y si al final no sale como esperaba, siempre puede pasar página recordando el "mejor consejo" que le han dado nunca y que, precisamente, le ha dado su madre: "Amigo que no da y cuchillo que no corta, si se pierden, poco importa".