De manera tradicional cuando dos personas se dan el 'sí, quiero' se jura lealtad y respeto: "... prometo serte fiel, amarte, cuidarte y respetarte, en lo bueno y en lo malo, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, todos los días de mi vida", cita la promesa. En el caso de Anabel Pantoja y Omar Sánchez, apenas llevan una semana como marido y mujer, ya han tenido que hacer frente a buena parte de ello.

Artículo relacionado

El fiestón celebrado en la isla de La Graciosa ha pasado factura a muchos de los invitados. Isa Pantoja, Alma Bollo y hasta la novia, Anabel Pantoja, han sufrido las secuelas físicas de habérselo pasado en grande. La sobrina de Isabel Pantoja no mejora de su dolencia en la garganta, malestar y fuerte tos y no dudaba en ir a urgencias de nuevo.

Después de varias horas en el centro médico y tras recibir una atención, según ella, muy mala, denunciaba públicamente la situación. Con la voz tomada, Anabel Pantoja volvía a casa con resignación y en medio de un ataque de tos se escuchaba a Omar Sánchez "quejándose": "Chacho estás... bebe agua", le aconsejaba su marido. Una reacción a la que la colaboradora de 'Sálvame' le daba un toque de humor adelantando que son sus primeros "problemas matrimoniales".

Anabel Pantoja

Anabel Pantoja y Omar Sánchez sufren sus primeros problemas matrimoniales

Instagram @anabelpantoja00

A pesar de la polémica que envuelve a la familia Pantoja tras la boda, Anabel Pantoja y Omar Sánchez han preferido mantenerse al margen y disfrutar de la calma que les da su vida en Pozo Izquierdo (Gran Canaria). Eso sí, la influencer ha confesado que en las próximas semanas no dudará en trasladarse hasta Cantora para pasar unos días junto a su tía, Isabel Pantoja, con quien no tiene ningún tipo de problema a pesar de su evidente distanciamiento con Kiko Rivera.