Ayer por la noche, la celebración de cumpleaños de su primo Kiko Rivera marcaba para Anabel Pantoja unos días de respiro. Después de la semana complicada que ha vuelto a vivir en 'Sálvame', con visita-encerrona de Pepe Valladares incluida, la sobrina de Isabel Pantoja ya está focalizada en el gran evento que tiene nerviosos y expectantes a todo su clan.

Artículo relacionado

Mañana sábado vuelve a reencontrarse la tonadillera con su público en el Palacio de Deportes de Madrid. El espectáculo se ha llevado con gran secretismo. La cantante ha salido solo de su casa de la capital para ir a Madrid. Solo ha sido anfitriona de todos los suyos como excepción y por motivo del cumpleaños de su hijo Kiko.

Las únicas imágenes que hemos visto y con las que pretende calentar motores son las que ha compartido la propia Anabel a través de su Instagram. Según se dio a conocer hace unas semanas, Anabel será la asistente de su tía tanto en los concierto de Madrid y Barcelona como en los que dará en su mini-gira por Latinoamérica. La colaboradora de 'Sálvame' ya lo había hecho anteriormente y cuenta con la confianza absoluta de su tía.

Anabel está entusiasmada con la vuelta a los escenarios de su tía. En las redes está llevando la cuenta atrás del evento y ha compartido una imagen de la puerta del camerino de la artista. La joven ha tomado la decisión de concentrarse en lo que le da alegría, con las aguas tan removidas en el trabajo. La familia al completo está volcada con el concierto de Madrid este sábado y el de Barcelona el próximo 18 de febrero, y desde las redes sociales están promocionando el espectáculo con el gancho de que podrá verse "una Isabel renovada, con un vestuario espectacular y con un repertorio que no olvidaréis", para el que "estará acompañada por casi cien músicos" en una puesta en escena que dejará "sin palabras" a sus fans.