Si a Carmen Sotillo se le hacían a veces un poco cuesta arriba el tiempo que pasaba velando a su marido en 'Cinco horas con Mario', eso es porque no ha sido colaboradora de 'Sálvame'. Que se lo digan a Anabel Pantoja si cinco horas no pueden llegar a convertirse en una tortura china, como tantas tardes de infarto que lleva a causa de su inminente boda con Omar Sánchez. Por el momento, el programa le da un respiro y este martes la sobrina de Isabel Pantoja ha afrontado su última tarde como soltera. Y ha empezado fuerte con advertencias, tensiones, emociones a flor de piel y una frase para la Historia: "Nueva Zelanda, el mejor país de Europa".

Artículo relacionado

No es la peor que ha vivido, pero seguro que será imposible de olvidar. Anabel Pantoja dice adiós a 'Sálvame' hasta la celebración de su boda: se va soltera y y volverá casada. No habría más vuelta de hoja si esto ocurriera fuera del universo de 'Sálvame'.

La cara de la colaboradora lo decía todo. De nuevo, le ha tocado sufrir las ideas pensadas por las cabezas pensantes del programa. Todos sus compañeros, encabezados por Carlota Corredera, la recibían con velo de novia. "Aguanto hasta cinco bromitas, pero a partir de la quinta cojo por la alfombra y me voy, no llego a las nueve. Mi boda no es un circo. En el momento en que me vea ridiculizada, me voy y no vuelvo", advertía.

Artículo relacionado

El arranque del programa se ponía más interesante para la audiencia, cuando Carlota Corredera avanzaba que se iban a dar detalles jugosos de su vestido de novia. Una pesadilla hecha realidad para Anabel, que ha pasado incluso por alto el olvido imperdonable de sus compañeros. "¡Uy, chicas! Que no le hemos organizado nada todavía, que no se nos pase...", descubría la presentadora.

La prima de Kiko Rivera ha acabado rompiéndose cuando María Patiño ha salido en su defensa y por su preocupación porque el día más especial de su vida, después de situar La Graciosa, la idílica localización del enlace, en el mapa.