Anabel Pantoja se ha convertido en la estrella indiscutible de las redes sociales durante el confinamiento por la crisis del coronavirus. La sobrina de Isabel Pantoja ha sacado a la luz su lado más divertido. Después de haber sufrido un bache de salud al tener los síntomas propios del virus, la colaboradora decidió ponerse manos a la obra y relanzar su faceta de influencer. Lo hizo mostrando su lado más desenfadado con entrenamientos y bailes muy divertidos. Anabel, además, ha seguido compartiendo con momentos de su vida cotidiana y mostrándose tan natural y cercana como siempre. Un ejemplo de ello es que la colaboradora de ‘Sálvame’ ha revelado a sus seguidores el problema al que tiene que hacer frente por las noches.

Artículo relacionado

Anabel Pantoja veía este lunes un reportaje que le dejaba la piel de gallina al verse muy identificada con el asunto que se trataba en él. El reportaje, del espacio de Cuatro en ‘El punto de mira’, abordaba los problemas para conciliar el sueño. La sobrina de Isabel Pantoja compartía imágenes del programa en sus Stories de Instagram, al mismo tiempo que revelaba sus problemas para dormir.“Me ha encantado este reportero. Se ha metido en la piel de la gente que no podemos dormir y necesitamos ayuda. No sabéis lo que paso desde hace mucho años”, expresaba Anabel Pantoja.

La colaboradora de ‘Sálvame’ señalaba que la falta de melatonina era lo que provocaba sus problemas de sueño. “Mi melatonina un día se fue por la puerta y no volvió”, escribía Anabel Pantoja en uno de sus Stories. La sobrina de Isabel Pantoja subrayaba que para ayudar a conciliar el sueño los expertos aconsejan no tomar café ni chocolate, dos cosas que la joven suele consumir.

Anabel Pantoja se encuentra en Gran Canaria, muy lejos de su familia que está en Sevilla, a los que echa muchísimo de menos. A la colaboradora televisiva la crisis del coronavirus le pilló en tierras canarias, donde vive con su prometido, junto al que está pasando el confinamiento por la crisis del coronavirus. La sobrina de Isabel Pantoja ha encontrado consuelo a la difícil situación que se vive por la pandemia en los brazos de su chico. Aunque la pareja ha tenido que aplazar su boda por las circunstancias, Anabel sigue igual de enamorada y con las mismas ganas de darse el ‘sí, quiero’ con Omar.