Para Ana Rosa Quintana, que conoció muy de cerca a Carmen Alborch, la primera ministra de cultura de la democracia, ha sido una gran pérdida. Este jueves ha querido darle un último adiós a la que fuera una de las figuras más reconocidas del PSOE con unas emotivas palabras un vídeo en el que recordaba cómo había puesto color a la política española.

Artículo relacionado

“Ha sido una de las mujeres más populares y reconocidas de los ejecutivos de la democracia. Una mujer amante de la cultura, del arte, feminista, siempre muy moderna”, se deshacía en halagos la periodista, que destacaba cómo, incluso al final de la enfermedad, nunca perdió la sonrisa ni las ganas de vivir.ana

“Los que la hemos conocido sabemos es una gran pérdida”, ha apostillado Ana Rosa Quintana, que lamenta su muerte, víctima de un cáncer, a los 70 años. “Ha fallecido jovencísima”, ha dicho. De ella, la periodista siempre recordará la felicidad que transmitía, su positividad y su sonrisa.