Este martes 14 de abril Ana Rosa Quintana ha presentado su programa con un lazo negro en su blusa como símbolo de luto. Con este detalle, la presentadora de ‘El programa de Ana Rosa’ ha querido homenajear a las personas fallecidas por coronavirus, que en España ya son más de 18.000. Desde que comenzó la crisis del Covid-19, Ana Rosa ha estado al pie del cañón en su programa desde donde, además de informar, ha hecho hincapié en la importancia de cumplir las medidas decretadas por el Gobierno y las recomendaciones de los expertos para frenar la pandemia.

Artículo relacionado

Desde el comienzo de la crisis del coronavirus Ana Rosa Quintana se ha mostrado muy implicada y preocupada por la difícil situación. El pasado 27 de marzo la presentadora publicaba un tuit con el que resumía cómo se sentía después de muchos días de desgaste emocional y físico. "No recuerdo en más de 30 años de profesión una semana más dura y triste. No por las horas trabajadas, ni por el desgaste emocional, sino porque cada llamada de auxilio y cada testimonio es más desolador y genera impotencia y dolor”, expresó en su cuenta de Twitter.

Ana Rosa Quintana ha hablado abiertamente en varias ocasiones en su programa sobre cómo está siendo su experiencia personal. La presentadora acude diariamente a presentar ‘El programa de Ana Rosa’ y, posteriormente, vuelve a su domicilio en el que se encuentra recluida junto a sus hijos y su marido. La presentadora ha explicado este martes 14 de abril en su programa que, lejos de lo que en un principio se podía imaginar, los jóvenes han asumido la situación del estado de alarma con mucha madurez.

El pasado 7 de abril Ana Rosa revelaba en su programa que poder abrazar a sus hijos es lo que más está echando de menos en estos duros momentos. Como ella sale de casa para ir a trabajar a Mediaset, quiere evitar riesgos y por eso guarda la distancia con ellos. ”De las cosas que más echo de menos es abrazar a mis hijos. Por salir de casa estoy manteniendo una distancia física con ellos y sueño con poder abrazar a mis hijos y a mis amigos. El día que nos podamos abrazar será el día que superemos esta pandemia”, dijo visiblemente emocionada.