Ana Obregón es una mujer desgarrada por el dolor desde que su hijo Álex Lequio murió a los 26 años a consecuencia del cáncer. Fueron tres años de lucha en los que no se separó de él, luchó, tiró del carro a su lado, y también pudo aprender la gran lección de valentía y actitud que demostró en todo momento. La actriz vive refugiada en su casa familiar de Mallorca, arropada por sus hermanos y por el resto de su familia. Sin embargo, le falta esa fuerza de la naturaleza que era su hijo Aless desde hace tres meses y medio. Ese ímpetu que le haría seguir adelante con optimismo. Ana Obregón está viviendo un difícil y doloroso proceso de duelo, y es que la pena la sigue atravesando y desbordando sin que la pueda controlar, como vuelve a poner de manifiesto en su nueva publicación en Instagram.

Artículo relacionado

Ana Obregón echa de menos, muchísimo, a su hijo. No consigue aplacar el desgarro y los recuerdos felices del pasado, un pasado reciente, solo de hace un año, duelen como puñales. "Antes me hacía ilusión cuando mi móvil me recordaba “tal día como hoy...”. Ahora llevo horas mirando esta foto entre lágrimas desde mi retiro, sentada al atardecer en el mismo sofá mirando al Mediterráneo", escribe junto a una preciosa estampa familiar donde la actriz posa sonriente rodeada de sus padres y de su "gladiador".

Cuenta que aquel momento quedó capturado en el tiempo hace justo doce meses, "oliendo el mismo mar", pero sobre todo, "mirando hacia un futuro maravilloso con las buenas noticias de salud de mi hijo". Y es que por aquel entonces, Álex era todo energía después de haber pasado meses complicados por lo mucho que debilitaba su cuerpo el cáncer. "Sé que es una foto que jamás se repetirá y duele indescriptiblemente", no puede evitar escribir.

Artículo relacionado

Perder a su único hijo, sobrevivirle, le ha dejado un dolor insondable, pero como siempre han repetido cuando se ha manifestado al respecto, también grandes lecciones, que es lo que ha querido compartir también esta vez. "He decidido compartirla con vosotros para recordaros que como decía mi Aless: “Lo más importante de esta vida y lo único que al final de tus días te llevas son el tiempo y el amor que dedicas a las personas que quieres”, ha publicado Ana Obregón.

La actriz y presentadora ha admitido que entre toda la tristeza que la atraviesa desde "su partida", tiene un pequeño "alivio" cuando es consciente de que "nada ni nadie, ni siquiera su partida me van a quitar los infinitos momentos de amor que mi hijo me regaló y su lección de vida. Y esto es lo único que alivia un poquito mi dolor por la eternidad de su ausencia y su dolor por no estar aquí", ha sido la reflexión con la que ha acabado su carta.

Ana Obregón y Álex Lequio