Ana María Aldón ha tenido que hacer frente este martes 15 de septiembre a un trámite complicado. La exconcursante de ‘Supervivientes 2020’ ha acudido a los juzgados acompañada por José Ortega Cano para verse las caras con el diseñador Emilio Salinas, persona que hizo los vestidos que lució en su boda y con quien tenía pendiente por resolver un litigio legal que arrastra desde hace más de un año.

Artículo relacionado

Con gesto muy serio, Ana María Aldón ha llegado de la mano de Ortega Cano a los juzgados de Madrid, en donde va a tener lugar la vista. La pareja ha estado acompañada por su abogado. Un lugar al que también se ha dejado ver el diseñador, Emilio Salinas, quien a diferencias de la exconcursante de ‘Supervivientes 2020’, sí ha hecho declaraciones.

Ana María Aldón José Ortega Cano
GTRES

El proceso judicial se puso en marcha en el año 2018 cuando Emilio Salinas decidió denunciar a Ana María Aldón. El diseñador alega que la concursante del ‘reality’ se habría atribuido la autoría de los diseños de su boda, cuando en realidad la mujer de Ortega Cano tan solo supervisó su trabajo. Aunque no existe un contrato físico, el creador aporta dos testigos, conversaciones de WhatsApp e imágenes de Aldón en el taller como pruebas para demostrar su verdad.

La vista estaba programada para el 26 de marzo, sin embargo, la crisis sanitarias obligó a posponerla. De no haber sido así, Ana María se habría visto obligada a interrumpir su participación en ‘Supervivientes 2020’, para viajar a España y declarar ante el juez. Un contratiempo que la propia organización del concurso ya tenía previsto.

El inicio de la disputa

Los hechos que se juzgan se remontan a octubre de 2018, cuando tuvo lugar la boda de José Ortega Cano y Ana María Aldón. Entonces, la concursante de ‘Supervivientes 2020’ se atribuyó la autoría de los modelos que lució. Según el diseñador, faltó al acuerdo verbal que habían fijado previamente al enlace, que consistía en que los vestidos no supondrían ningún coste para la gaditana a cambio de que quedase constancia de que había sido él el autor. Un desacuerdo que ha terminado en los juzgados.