Si para algo le sirvió la aventura de ‘Supervivientes’ a Ana María Aldón fue para redescubrirse. Antes de viajar a Honduras, la vida de la mujer de Ortega Cano se caracterizaba por su tranquilidad. Ana María estaba centrada en su marido y en los cuidados de su hijo, y tal y como ella reconoció en alguna ocasión, hay veces en las que no ha disfrutado como debería para la edad que tiene. Por eso participar en el ‘reality’ ha sido tan importante para ella. En ‘Supervivientes’ ha vivido una segunda juventud y además la aventura le ha valido para demostrarse muchas cosas. Ha descubierto a una nueva Ana María, más juvenil y capaz de enfrentarse a sus grandes miedos. Y aunque en alguna ocasión se sintió culpable por haber dejado solos a su marido y su hijo, sin duda su concurso le ha merecido la pena.

Artículo relacionado

El hecho de que su lado más divertido y su espíritu más juvenil resurgieran en el ‘reality’ hacía pensar que a su regreso a España su vida de alguna manera cambiaría. Sus ganas de hacer cosas y la seguridad que ha ganado durante su paso por el programa de Telecinco, dejaban ver que estaba dispuesta a disfrutar de la vida de una forma diferente a la que lo hacía hasta el momento. Pero por ahora, Ana María Aldón ha retomado la vida que tenía antes de poner rumbo a Honduras. Desde que regresó se encuentra volcada en su marido y su hijo. Salvo el viaje que hizo la semana pasada a Madrid para conceder una entrevista en ‘Sábado Deluxe’, la mujer de Ortega Cano no se separa de ellos.

Ana María Aldón y José Ortega Cano 01 (1)
Gtres

Su rutina consiste en hacer planes de lo más tranquilos junto a los dos hombres de su vida, y también junto a su hija Gema y su nieta Nicole. Una de las cosas que más hace Ana María desde que terminó el concurso en el que quedó segunda finalista es pasear en bicicleta. Esta se ha convertido en su nueva afición y en su nueva rutina. ¡Y su marido le acompaña cada vez que puede! A esto hay que unir las horas que pasa en casa con el torero y el pequeño José María para recuperar el tiempo que siente que ha perdido junto a ellos. Así que si en algo se puede traducir esta situación es en que Ana María Aldón ha dejado a un lado sus ganas de aventura para poner por delante a su familia en un día a día un tanto monótono.