Miguel Verdasco Boyer, al que familiarmente llaman Mikey, recibió las aguas bautismales el pasado jueves, según informó el portal Informalia. La ceremonia se celebró en la más estricta intimidad y a ella solo asistieron las familias de los padres del niño. Lógicamente, por parte de Ana faltaron algunos de sus hermanos, tanto por parte de madre, como por parte de su padre, pues Ana no tiene relación con los hijos que Miguel Boyer tuvo con su primera esposa, Elena Arnedo.

El primer hijo del matrimonio formado por Ana Boyer y Fernando Verdasco es un bebé grandote que nació el pasado mes de abril. Su nombre de pila, cómo no, es un homenaje al padre de Ana, Miguel Boyer, fallecido en septiembre de 2014. Según dijo Tamara Falcó hace unos meses, los padrinos serían Sara Verdasco, hermana del tenista y Alejandro Altaba, de 18 años, el hijo mayor de Chábeli Iglesias, hermana de Ana Boyer.

Artículo relacionado

Dada la profesión de Fernando Verdasco, la joven pareja ha querido aprovechar estas fiestas navideñas, que han pasado en Madrid –su residencia oficial es Doha, en Qatar–, para bautizar al pequeño. La temporada tenística, con sus continuos viajes por todo el mundo, está a punto de comenzar. El 3 de enero ya comienza el circuito ATP con los torneos previos al Open de Australia, que los tenistas utilizan como preparación al primer gran campeonato del año.

Ana y el pequeño acompañan a Verdasco a todos los torneos, por lo que, al menos el tema del bautizo ya ha quedado cumplimentado y a gusto de la pareja. Y es que es realmente difícil para un deportista de élite como Verdasco cuadrar agendas para celebrar en familia este tipo de compromisos.