Hace apenas una semana, la familia Falcó sufría un nuevo varapalo tras la muerte de Fernando, a los 81 años, después de varios días ingresado en el hospital. Álvaro, su único hijo, está pasando unos días muy complicados y para sobrellevarlos de la mejor manera se está apoyando en el cariño de su pareja, Isabelle Junot, y su madre, Marta Chávarri.

Artículo relacionado

Este martes, Álvaro Falcó, de 37 años, pasó la tarde en casa de su madre, una tarde de lo más relajada pero que avivaba aún más los rumores sobre el delicado estado de salud de la popular empresaria que reaparecía, con gesto serio y oculta tras unas oscuras gafas de sol, paseando por las calles de Madrid después de haberse convertido en la gran ausente del último adiós al que fuera su marido. Un momento muy difícil en el que el joven sí estuvo acompañado por el resto de sus familiares y amigos más íntimos.

Para eliminar todo tipo de especulaciones, era el propio Álvaro quien desvelaba que su madre se encuentra "muy bien" a la salida de su casa. A toda prisa, el ahora marqués de Cubas y su pareja, Isabelle Junot, abandonaban la residencia de Marta Chávarri en el centro de Madrid con un gran cuadro.

Esta reunión familiar que duró más de dos horas es el claro ejemplo de que entre madre e hijo no existe ningún problema, todo lo contrario. Álvaro se está refugiando en el cariño de Marta Chávarri en estos momentos tan difíciles para él.

No te pierdas la reacción de Álvaro Falcó solo una semana después de la muerte de su padre. ¡Dale al PLAY!