Marta Chávarri se convirtió en la gran ausente del último adiós a Fernando Falcó el pasado 23 de octubre. La que fuera su mujer durante siete años y madre de su único hijo, Álvaro, prefirió no asistir al funeral -al que si fueron sus hermanas Isabel y María- aunque se sintió muy afectada con la pérdida del marqués de Cubas a los 81 años.

Al parecer, el motivo principal de su ausencia no fue otro que su estado de salud. Marta Chávarri, de 60 años, sufrió hace seis años un accidente doméstico del que todavía se está recuperando y prefiere mantenerse alejada de la vida pública desde entonces y es que poco o nada queda de esa mujer cosmopolita que puso patas arriba el mundo del corazón y la economía.

También hay que recordar que la relación entre el exmatrimonio no era especialmente buena a diferencia de la estrecha amistad que unía a Falcó con su segunda mujer, Esther Koplowitz. Su relación terminó en 1989 después de que se hicieran públicas unas imágenes de Chávarri saliendo de un hotel junto a Alberto Cortina, que por aquel entonces estaba casado con Alicia Koplowitz. Una separación de mutuo acuerdo por la que tuvo que renunciar a la custodia de su hijo y perdió el marquesado.

Artículo relacionado

Ha sido este lunes, cuando Marta reaparecía públicamente tras la muerte del marqués de Cubas. La empresaria, con oscuras gafas de sol, cubierta por un plumas negro y zapatillas de deporte, era fotografiada mientras hacía unas compras por las calles de Madrid. Con gesto serio, entraba a su casa sin querer hacer declaraciones.

Marta Chávarri

Marta Chávarri paseando por las calles de Madrid

Gtres

Ahora mucho más, Marta se ha volcado en su hijo Álvaro quien en los próximos meses heredará el marquesado de Cubas, así como Tamara Falcó ha hecho con el de Griñón.